007: DESDE RUSIA CON AMOR

James Bond 007 From Rusia With Love PS2 PSP Electronic Arts Pixel Art Xtreme Retro

Una ensaladilla rusa algo pasada…

Siempre se ha discutido sobre quién ha sido el mejor Bond.

Hay quienes prefieren a Pierce Brosnan, con su enfoque postmoderno e irónico del personaje, mientras que otros afirman que Roger Moore, con su punto cómico y su característica ceja, eclipsa a todos los demás Bonds.

No faltan unos pocos que abogan por el Bond más serio de Timothy Dalton, lastrado por unos guiones escasamente desarrollados, y menos aún son los que sugieren que la interpretación de George Lazenby con su falda escocesa era material cinematográfico de primer orden.

La mayoría, no obstante, optan por Sean Connery, el Bond de los hombres muy hombres: sofisticado, letal e ingenioso, incluso cuando su entrepierna corre serio peligro.

223208-from-russia-with-love-psp-screenshot-bond-james-bond

Por desgracia, Desde Rusia con amor, el juego, se emplea a fondo para intentar empañar su impecable reputación.

El mayor problema es que los integrantes de EA Redwood Shores han presentado un título que no logra capturar la esencia de aquello que convirtió a Connery en el Bond por excelencia.

223209-from-russia-with-love-psp-screenshot-firing-at-bad-guys

Sí, EA consiguió reclutar a Sir Sean para que volviera a grabar sus diálogos de la película, algo que, sinceramente, nos da absolutamente igual, ya que el juego nos llegó doblado al castellano.

Pero si lo disfrutas en inglés comprobarás que al hombre ya se le nota la edad en la voz, algo que chirría con el modelado joven que presenta su alter ego virtual.

Además, la banda sonora, aún siendo espectacular, no aprovecha lo suficiente el clásico tema de Bond, y remata los problemas en el apartado sonoro.

En alguna ocasión llegarás a emocionarte con momentos puntuales, pero no existe la gran variedad de las películas.

223210-from-russia-with-love-psp-screenshot-you-can-jump-but-only

No es sólo el sonido lo que representa la experiencia de encarnar a un aventajado espía con esmoquin, claro, pero el resto del juego hace añicos cualquier ilusión que pudieras tener de que ésta fuese una auténtica aventura Bond.

En varias notas de prensa se afirmaba que ofrece “un mundo vivo y vibrante al estilo de los 60, con sus coches clásicos, su arquitectura, su moda y sus exóticos escenarios” pero, de ser así, lo consigue con el mismo éxito que el que tuvo GoldenEye: Agente Corrupto como secuela del clásico de Nintendo 64.

223220-from-russia-with-love-psp-screenshot-m-giving-a-briefing-to

El motor gráfico no desmerece, pero tampoco logra recrear otra cosa que un entorno anodino del que no te sientes parte.

Bond se parece a Connery, pero teniendo en cuenta que lo único que ves casi todo el rato es su “cogote“, tampoco importa demasiado.

223226-from-russia-with-love-psp-screenshot-disarming-a-bomb

En honor a la verdad, se nota un esfuerzo por hacer que la experiencia en conjunto fuera algo más variada, pero al intentar llegar a todos los públicos sólo han conseguido que el juego sea una dulce tortura hasta para el aficionado más curtido.

Hay partes en las que se sugiere que el sigilo puede ser la mejor medida a tomar, pero queda como algo del todo irrelevante habida cuenta de que, a) los adversarios de Bond no destacan precisamente por su inteligencia, y b) cargárselo todo montando cuanto jaleo sea necesario resulta una estrategia mucho más eficaz.

223228-from-russia-with-love-psp-screenshot-sniping-with-the-sniper

Al ser un título de Bond, no pueden faltar las secciones de conducción, bastante nefastas por culpa de un Aston Martin DB5 empeñado en deslizarse por el asfalto como si éste fuese hielo.

223204-from-russia-with-love-psp-screenshot-intro-movie-shot

Bond viene equipado con el habitual arsenal de armas y artilugios, pero su empleo queda restringido a cuando el programa te lo permite.

Con un equipo tan variado, resulta decepcionante encontrarte con que el juego te limita a una simple mecánica en plan “ve aquí y haz esto”, cuando el manejo de Bond se prestaba a muchas otras alternativas.

223224-from-russia-with-love-psp-screenshot-laser-watch-in-action

Por cada nivel hay objetos desperdigados que puedes usar para potenciar tus armas, pero con lo mermada que se ve tu posibilidad de elección en la aventura, y lo innecesario que se antojan para avanzar, acabas por pasar de ello.

223211-from-russia-with-love-psp-screenshot-bond-s-inventory-and

EA se ha tomado ciertas libertades con el material original, generalmente a peor, claro, así que ¿por qué no dar al jugador algo más de libertad con respecto a cómo lograr sus objetivos?.

Ah, y no nos hagas hablar del hecho de que sea más fácil cargarse a un helicóptero con pistola que con un potente lanzacohetes.

223212-from-russia-with-love-psp-screenshot-bond-vs-helicopter

Si los videojuegos fueran ecuaciones, Desde Rusia con amor, no cuadraría.

Posee todos los elementos que deberían conformar un juego de Bond – mujeres, coches, artefactos, explosiones y Sean Connery -, pero no los combina con el estilo suficiente para que sobresalga de la media.

223215-from-russia-with-love-psp-screenshot-bond-moment

Pero el peor cargo contra Desde Rusia con amor, es que logra que la experiencia de emular a Bond resulte casi tan poco atractiva como pasar una tarde en una convención de filatélicos, algo de lo que nunca debería acusarse a 007.

Es una verdadera lástima que la adaptación del film haya quedado tan desangelada, por lo que seguramente te lo pasarás mejor viendo la película.

AL CALOR DEL MULTIJUGADOR

Dado que el juego individual no cuaja del todo, del modo multijugador depende guardar las apariencias.

Lamentablemente, éste resulta tan poco estimulante como todo lo demás, por lo que Desde Rusia con amor apenas tiene nada que lo redima.

223218-from-russia-with-love-psp-screenshot-mission-results

Cuenta con todos los elementos que cabría esperar: pantalla partida para 2, 3 o 4 jugadores, y todos los modos habituales, con variantes de deathmatch y captura la bandera.

Sin embargo, está ejecutado de tal forma que se asemeja al modo individual, pero con gente de verdad; algo que por desgracia no lo hace necesariamente mucho más divertido.

ANTECEDENTES

Los juegos de Bond han sido algo irregulares en los últimos tiempos, desde el magnífico 007: Todo o nada al sobrevalorado GoldenEye: Agente corrupto.

223207-from-russia-with-love-psp-screenshot-one-of-many-loading-screens

Por desgracia, Desde Rusia con amor sigue la pauta de aquella aventura, mientras EA se aferraba a la licencia de Bond y nada parecía indicar que hubieran visos de mejora.

DATOS DE INTERÉS

El juego cuenta con la voz de Sean Connery en la versión original, incluye nuevas misiones además de las basadas en el film, y puede presumir de tener a la cantante Natasha Bendingfield como hija del primer ministro.

223213-from-russia-with-love-psp-screenshot-bond-saves-the-girl-from

LUCES Y SOMBRAS

Llegados a este punto, conviene destacar que el juego no es una interpretación literal del título original, que el modelado de los personajes es bastante fidedigno, y el doblaje al castellano resulta digno de loa.

223221-from-russia-with-love-psp-screenshot-q-in-his-lab

Por contra, no está a la altura de la película clásica, pues el diseño general no parece demasiado acertado, y logra que encarnar a Bond se torne en una experiencia insulsa.

EN SÍNTESIS

Definitivamente, el juego no llegó desde Rusia, y mucho menos con amor.

223206-from-russia-with-love-psp-screenshot-level-select

Más bien lo hizo con cierta indefinición: pretendía seguir el argumento de la película, añadiendo cosas nuevas, aunque sin desviarse mucho de la trama principal.

Con todo, y pese a sus evidentes virtudes, esperábamos algo más sólido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.