1943: THE BATTLE OF MIDWAY

Tal vez el año en que se consolidó la Segunda Guerra Mundial fuera 1.943, cuando el racionamiento seguía haciendo mella, se acabó de construir el Pentágono y las tropas japonesas se retiraron de Guadalcanal; pero ese año es mucho mejor si lo ves a través de este ágil y explosivo arcade de desplazamiento vertical, que pudimos disfrutar por cortesía de Capcom allá por el lejano 1.987.

En cualquier caso, 1943, la continuación del rompedor 1942, tiene lugar en el Pacífico, y el usuario derriba a oleadas de enemigos para llevar la batalla hasta el corazón de la flota japonesa.

De nuevo, la victoria depende del dominio de las armas estándar y especiales cuando disparas a tropas terrestres, derribas escuadrones de aviones que giran, se comban, voltean y hacen espirales, combates en arduos duelos contra jefes y recoges llamativos power-ups.

La barra de energía se ha modificado levemente, pero el juego sigue siendo tanto o más exigente, y conseguir finalizarlo resulta improbable… aunque al incorporar el modo para dos jugadores, las cosas se igualan un poco, sobre todo durante los combates contra los temidos final bosses.

Al igual que su predecesor, 1943 se considera ahora uno de los reyes del reto de “pasarse el juego con una moneda“, algo especialmente popular entre el núcleo hardcore de sus aficionados más entusiastas.

Menudeces aparte, después de crear el arcade, Capcom alumbró una versión doméstica para NES, pero en muchas de las adaptaciones para diferentes sistemas varían los grados de calidad y fidelidad con respecto al original.

Con semejante lío, si quieres recrear la batalla de Midway en términos totalmente irreales, lo mejor es que consigas la magnífica Capcom Classics Collection – una generosa recopilación para PS2 y Xbox -, en la que puedes encontrar este juego, junto a otros clásicos intemporales y unos menús maravillosos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.