20 PROYECTOS INOLVIDABLES QUE DEBERÍAN VOLVER (PARTE 1)

Repasamos una veintena de títulos que fueron presentados por todo lo alto, y considerados futuros éxitos, pero que acabaron siendo descartados de forma injustificada, y olvidados…

Una de las caras más amargas y frustrantes del desarrollador de videojuegos es comprobar como un título, al que se han dedicado varios años de trabajo, acaba cancelado por no cumplir con las expectativas de la compañía o distribuidora de turno, que zanja el asunto destruyendo o enterrando todo el material en algún oscuro sótano.

Esa frustración es mayor, si cabe, cuando el desarrollo iba ligado a un presupuesto muy elevado o a una conocida licencia.

Esto se debe a que la promoción que acompaña el juego desde el comienzo hace que las expectativas se disparen, llegando en algunos extremos a provocar el cierre del estudio, que no puede soportar económicamente una cancelación al invertir todos sus recursos en un juego que pierde toda posibilidad de distribución.

Las razones para destruir un proyecto de este tipo pueden ser varias, desde no alcanzar la calidad deseada – una de las razones más alegadas por las compañías, como veréis en las siguientes entregas del artículo -, pasando por desarrollos que se alargaban más de la cuenta por variados problemas, dando como resultado la pérdida directa de la licencia o la confianza del editor.

También pueden sufrir problemas los editores, como ocurrió en su momento con THQ al entrar en bancarrota, pero esta no suele ser una causa muy común…

En cualquier caso, hemos recopilado 20 títulos que, en su momento, fueron presentados como futuros éxitos y que por varios motivos terminaron en algún cajón olvidados.

Hay muchos títulos que se han quedado fuera como Batman: Luz de Gas, en el que Batman se enfrentaba a Jack el Destripador o LMNO, un juego sobre una extraterrestre de Steven Spielberg.

La falta de material oficial ha hecho imposible profundizar en su desarrollo como para poder hablar de ellos.

Esperemos que, como nos ha sucedido a nosotros, recordarlos vuelva a despertar en vosotros el deseo de antaño.

1) PROJECT DREAM LAND OF GIANTS (SNES/N64, RPG/Aventuras, Rare)

Después de terminar con éxito Donkey Kong Country, Rare se dispuso a planificar un nuevo juego que iba a aprovechar el motor gráfico desarrollado para el título del mono de Nintendo.

El resultado fue Dream, una aventura con perspectiva isométrica y toques RPG, protagonizada por Edison, un chico armado con una espada de madera que junto a su novia Madeleine y su perro Dinger, se meten en problemas y son perseguidos por un ejército de piratas liderado por el Capitán Blackeye.

Esta introducción sirve para hacernos una idea de su planteamiento jugable, en el que primaban la exploración y los combates en tiempo real.

Al ver que el proyecto crecía en ambición, Rare optó por llevar el desarrollo a Nintendo 64, pasando a ser una aventura tridimensional con una complicada tecnología de sistemas de terrenos que permitía estirar y deformar los polígonos que lo componían.

Lamentablemente esta tecnología daba problemas de rendimiento en N64, lo que llevó finalmente a hacer cambios en el proyecto, sustituyendo varios personajes, entornos y otros detalles que dieron como resultado un nuevo juego: Banjo-Kazooie.

2) CASTLEVANIA RESURRECTION (Dreamcast, Aventura, Konami)

Sonia y Victor Belmont iban a protagonizar un nuevo intento de la saga Castlevania para adaptarse a las 3D, tras el fracaso de las entregas de N64.

Resurrection iba a ser un juego de lanzamiento de Dreamcast, dirigido por Norio TakemotoSilent Hill 2 – con un equipo de Konami USA.

Planificaron el juego como una secuela de Castlevania Legends compuesta por cinco mundos, divididos en diez áreas cada uno.

Se mantuvieron las señas de la saga, como los entornos góticos, las armas secundarias o los enemigos – esqueletos, zombies, … -.

Pero desacuerdos internos y la muerte prematura de DC enterraron el juego.

3) TITAN WARRIORS (NES, Shoot’em up, Capcom)

Vulgus fue uno de los mayores éxitos de Capcom para recreativas a mediados de los 80 y Titan Warriors era la secuela de este matamarcianos que, a pesar de su avanzado estado de desarrollo, con varios niveles completos, terminó por ser cancelado por razones desconocidas.

4) DINO CRISIS (GBC, Survival Horror, M4 LTD)

Su éxito en PSOne propició esta conversión para GBC que, salvando las limitaciones del hardware, iba a ser un calco del original.

Sin embargo, Capcom decidió que la calidad del título no estaba a la altura y lo canceló, al igual que hizo antes con Resident Evil para GBC.

5) DEAD PHOENIX (GameCube, Shoot’em up, Capcom)

Capcom firmó un acuerdo con Nintendo para desarrollar cinco exclusivas para GC, siendo Dead Phoenix el único que se canceló.

Este shoot’em up protagonizado por un dragón, iba a compartir mecánicas con Panzer Dragoon.

La marca fue abandonada en 2.004.

6) STAR FOX 2 (Super Nintendo, Shoot’em up, Nintendo/Argonaut)

Haciendo uso de una versión mejorada del chip Super FX, que permitió mover polígonos a SNES, la secuela directa de Star Fox estuvo prácticamente terminada, lista para entrar en producción.

Star Fox 2 tenía varias mejoras jugables, como un desarrollo no lineal, nuevas naves, armamento, habilidades y un modo de juego VS que nos permitía enfrentarnos en combate a un amigo.

También se introducían dos nuevos personajes jugables, Miyu y Fay, que se unían al elenco inicial de la saga.

La decisión de abortar el juego vino de Shigeru Miyamoto, quien pensó que era mejor esperar a la llegada de N64 para aprovechar su potencia gráfica.

Alrededor de un 30% de este desarrollo se aprovechó en Lylat Wars.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.