3D MONSTER MAZE

3d-monster-maze-melbourne-house-software-jk-greye-software-1982-zx81-action-first-person-spectrum-pixel-art-xtreme-retro

Los momentos aterradores pueden ser de dos tipos: de pasmos repentinos y de tensión prolongada, que te paraliza de miedo.

3D Monster Maze está bien surtido de ambos.

3d-monster-maze-melbourne-house-software-jk-greye-software-1982-zx81-action-first-person-spectrum-xtreme-retro-1

Mientras deambulas por el laberinto te llegan mensajes que te avisan sobre la proximidad de tu perseguidor, y de paso te enervan a base de bien.

Lo irónico es que el programador Malcolm Evans introdujo estos avisos para minimizar los sustos.

No quería que a la gente le diera un ataque al corazón”, explica.

3d-monster-maze-melbourne-house-software-jk-greye-software-1982-zx81-action-first-person-spectrum-xtreme-retro-2

A pesar de los avisos, nunca terminas de estar del todo preparado para los encuentros cara a cara con el monstruo.

Aunque se te dice cuándo está cerca, nunca se especifica por dónde viene: puede estar acechando a la vuelta de la esquina, sin que te enteres hasta que tengas una visión de dentista de sus fauces.

3d-monster-maze-melbourne-house-software-jk-greye-software-1982-zx81-action-first-person-spectrum-xtreme-retro-3

El principal recuerdo aterrorizado que se suele tener de 3D Monster Maze es el del dinosaurio monocromo ocupando la pantalla.

Intentas escapar, pero el teclado del ZX81 no te lo pone fácil.

3d-monster-maze-melbourne-house-software-jk-greye-software-1982-zx81-action-first-person-spectrum-xtreme-retro-4

Es muy posible, reconócelo, que cuando tienes al T-Rex tan cerca te convenga ir rezando lo que sepas.

No hay escapatoria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.