64 BITS

Nintendo 64 64 DD Pixel Art Xtreme Retro

La primera vez que se oyó hablar de Nintendo 64, el 23 de agosto de 1.993, parecía que sólo se trataba de una maniobra para alejar la atención de Saturn y PlayStation.

La compañía todavía estaba instalada en la cúspide de ventas gracias a Super Nintendo y Game Boy, y un cambio de máquinas no parecía demasiado urgente.

Sin embargo, al confirmar su alianza con Silicon Graphics, los responsables de los efectos especiales en Terminator 2 y Jurassic Park, ya se había ganado la simpatía de incontables adeptos.

Como manda la tradición, Nintendo se mantuvo hermética durante los dos años siguientes al anuncio, aunque para alimentar la llama del interés, cada pocos meses publicaba alguna de las características de Project Reality, como su pacto con Rare y Midway, el formato de los juegos en cartucho – supuestamente, para abaratar el precio de la consola -, y la posibilidad de jugar en red a través de la línea telefónica.

Pero ninguno de estos datos causó tanta impresión como las declaraciones de Tom Jermoluk en Silicon Graphics: “hace diez años, alcanzar la potencia informática de la consola de Nintendo habría costado 14 millones de dólares“.

Sobra decir que en 1.994 muchos de estos rumores perdieron credibilidad, empezando por su precio estimado de 25o dólares, que no tenía lógica comparado con el coste de las consolas restantes, que además eran técnicamente inferiores.

Sin olvidar la polémica decisión de lanzar los juegos en cartuchos, que algunos interpretaron como el último recurso de Nintendo para obligar a las third parties a pagar por cada título comercializado.

NINTENDO 64

ATARI JAGUAR

About the Author

Xtremeretro X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.