8 BIT, THE MOVIE

8 bit the movie pixel art Xtreme Retro

JUEGOS Y VANGUARDIA

El 7 de octubre del año 2.006 tuvo lugar en el MOMA neoyorquino la premiere de la película 8 BIT, un documental que muestra hasta qué punto influye la industria del videojuego en las corrientes artísticas más de vanguardia.

Y es que este sector lleva ya alguna década dejando una huella visible en la cultura popular, influyendo no sólo a otros medios, como el cine o la publicidad, sino enquistándose suavecito y sin ruido en la corteza cerebral de más personas de las que son siquiera conscientes de ello.

Hasta aquí, nada nuevo.

Hace largos años, comenzó a formarse en Nueva York una escena de músicos que usaban Game Boys hackeadas como instrumentos.

Marcin Ramocki la acogió durante un lustro en su pequeña galería de arte en Brooklyn, vertexList, hasta que decidió documentarla.

Acudió a Justin Strawhand, uno de sus alumnos de la Universidad de New Jersey, quien acabó codirigiendo y produciendo el film.

Lo que iba a centrarse en los músicos, comenzó a crecer fuera de control, al darse cuenta Ramocki y Strawhand de que aquello no era un fenómeno aislado, y que la referencia a los videojuegos estaba dándose de muchas otras formas.

No son pocos los críticos que aseguran que 8 BIT es una pequeña delicia en torno al impepinable impacto que el videojuego está teniendo sobre el arte en sus más variadas, altas o bajas, formas, capturando algunas rarezas como los hackeos de cartuchos de Game Boy de Cory Arcangel, propuestas musicales como las de Teamtendo o Bit Shifter – y dónde quedaron nuestros Focomelos, ¿eh? -, fenómenos como los Machimina o las instalaciones de Eddo Stern.

A tenor de lo visto, no se equivocan, así que… corriendo a Youtube.

Por cierto, conviene destacar el cartel de 8 BIT, The Movie, perfectamente acorde con la estética de la cultura del píxel que investiga la película.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.