A ATARI LE SALE COMPETENCIA

Con el gran éxito cosechado Atari era incapaz de continuar distribuyendo de forma indefinida recreativas a lo largo de la geografía de los Estados Unidos.
.
Ante la situación, el propio Bushnell, creador de la compañía, tuvo la idea de hacerse a si mismo la competencia, por lo que decidió unir fuerzas con Joe Keenan, un conocido suyo, con el fin de fundar una nueva empresa de videojuegos basada en los mismos principios que Atari.

Kee Games, nombre con el que se dio a conocer la empresa, comenzó su andadura por el negocio de los videojuegos de forma totalmente independiente a la propia Atari, contratando los servicios de dos ingenieros que habían abandonado la compañía de Bushnell.

Aunque la realidad es que las máquinas con las que contaba la empresa estaban cortadas por el mismo patrón que las de la anterior compañía, lo que incluía idénticas prestaciones, salvando los mínimos cambios necesarios en el diseño de una empresa a otra.

Para fomentar la leyenda de la competencia (desleal) entre las diferentes compañías, las malas lenguas hicieron correr el rumor de que los empleados de Kee Games se servían de sus propias esposas para distraer la atención de los vigilantes de Atari y poder colarse en el interior de las oficinas buscando información privilegiada.

Finalmente nada de esto pudo demostrarse, como era de esperar, y ambas compañías terminaron por fusionarse bajo el mando de la propia Atari.
El resultado de la fusión se saldo con numerosas versiones de Pong en el mercado, el título que había puesto de moda Atari.
.
Si bien Kee Games cuenta con una pequeña hazaña que poca gente recuerda, y es que fue la empresa desarrolladora de Tank, el primer juego de la historia que usaba la memoria ROM que tan popular se hizo después, y logró poner de moda el género de los tanques durante la década de los años ochenta.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.