ACE DRIVER

Namco fue una de las compañías más potentes de su época en cuanto al formato arcade se refiere.

Y tras su aclamado Ridge Racer nos llegó esta divertida propuesta, con la que pretendían enriquecer uno de los géneros más solicitados, el de la conducción: Ace Driver.

Bajo este nombre, la compañía nos presentó este juego de coches, que pretendía suceder al todavía exitoso Ridge Racer 2.

Pero, en esta ocasión, Namco abandonó las explotadas carreras de prototipos para rescatar la siempre espectacular e interesante competición de Fórmula 1.

Experiencia, además, no le faltaba en este campo, pues ya había abordado la modalidad con sus series del mítico Final Lap.

En cualquier caso, Ace Driver pretendía ser innovador tanto en su calidad técnica como en su jugabilidad.

De nuevo se recurrió al poderoso hardware de Namco System 22, para acoger a un título que necesitaba de la velocidad de proceso y precisión de una placa con estas características.

Una placa que, dicho sea de paso, ya había demostrado sobradamente sus posibilidades con Ridge Racer.

Por si fuera poco, esta vez se incluyó un invitado llamado TR3, que no era sino un procesador gráfico de alta precisión que permitía utilizar degradados y efectos de sombreado durante el juego – en Ridge Racer sólo se utilizaban estos efectos en las imágenes de la intro -.

Con la calidad técnica asegurada al más alto nivel, Namco se preocupó por ofrecer un juego espectacular, en el que se podían utilizar diferentes vistas para manejar a nuestro Fórmula 1.

Contenía, además, varios niveles de dificultad, cambio de marchas manual o automático, y la opción de competir contra la máquina o entre cuatro u ocho jugadores, gracias a unos módulos que permitían conectar varias máquinas.

El manejo del bólido volvía a ser uno de los puntos fuertes del juego, como ya sucediera con Ridge Racer.

De nuevo, nos encontrábamos con un movimiento bien conseguido, con derrapes reales y la dificultad añadida de conducir un Fórmula 1 que podía alcanzar hasta las 175 millas por hora.

Y para que no faltase detalle, todos los muebles iban equipados con un sensacional equipo de sonido realizado por la prestigiosa marca Bose, que consiguieron sorprender al personal con unos potentísimos ruidos de motores.

PERSPECTIVAS

En Ace Driver volvía a jugarse con las diferentes perspectivas, de modo que cada usuario podía optar por la vista que más le favoreciese.

Como siempre, la opción más espectacular era también la más difícil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.