ADVANCE WARS: DUAL STRIKE

Bajo su aspecto infantil esta saga siempre ha escondido, en sus dos entregas para Game Boy Advance, un juego de estrategia militar por turnos serio y complejo, donde deberemos estrujarnos el cerebro en cada mapa para lograr que nuestras unidades salgan victoriosas.

Claro que, para su debut en DS, los programadores no se complicaron demasiado la existencia.

Técnicamente es idéntico a los anteriores, aunque incorpora nuevos modos de juego – con la posibilidad de competir contra amigos utilizando sólo un cartucho -, algunas unidades exclusivas y niveles para aburrir.

El uso del stylus y de la pantalla superior no pasa de ser anecdótico, aunque acaba por resultar bastante útil.

En resumen, el más completo de la saga hasta la fecha, y un juego con el que te podrás divertir durante muchas horas, aunque no aprovecha las cualidades de DS.

UNIDADES

Unidades de aire, tierra y mar están a nuestra entera disposición.

Y cada una de ellas tiene su comportamiento.

EN SÍNTESIS

En lo visual, poco ha cambiado desde las anteriores entregas para Game Boy Advance.

Tan sólo destaca la representación de las batallas, con un divertido diseño de las unidades.

Se esperaba más de este capítulo.

Las alegres melodías con toques militares nos acompañarán durante el desarrollo, aunque dado el género al que pertenece, pasan bastante desapercibidas, y los efectos se limitan a cumplir su cometido.

El peculiar desarrollo de las batallas hace que no sea un juego apropiado para todo el mundo, pues bajo su aspecto poco serio se oculta la necesidad de meditar cada uno de nuestros movimientos con detenimiento.

Por último, conviene recalcar que los cinco diferentes modos de juego, la gran cantidad de mapas – incluso podemos crearlos a nuestro antojo -, y la posibilidad de competir contra nuestros amigos le confieren una larga vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.