AEROGAUGE

Una cuestión que siempre nos ha extrañado es que un juego como Wipeout no haya tenido una auténtica legión de imitadores o, simplemente, seguidores que intentaran emular lo ya visto.

Creado por ASCII para Nintendo 64, resulta evidente que AeroGauge no logró superar aquel título de Psygnosis, pero no es menos cierto que se trataba del intento más serio y espectacular en el año de su estreno, allá por el lejano 1.997.

Con un diseño gráfico muy similar en los escenarios, AeroGauge nos propone también una carrera de naves pero sin armas, y con la dificultad añadida de de correr en diferentes alturas.

Cuanto más alejados estemos del suelo mayor velocidad alcanzaremos, pero también tendremos mayores posibilidades de dejarnos los dientes pegados en cualquiera de sus obstáculos.

Una calidad técnica más que notable, muchas naves y circuitos, varios modos para uno o dos jugadores simultáneos, a pantalla partida, tres perspectivas de juego y una sencillez increíble en el control son algunas de las muchas virtudes que atesora este interesante cartucho.

Además, contaba con el valor añadido de ser el único título de estas características para Nintendo 64, que no era poco.

DOS JUGADORES

El modo para dos jugadores simultáneos mantiene la velocidad y el detalle del individual.

Y para los amantes de las trampillas, también aquí hallaréis numerosos atajos por circuito.

MOLESTOS RIVALES

Los rivales emplearán algunas artimañas para ganar ventaja.

La mejor de todas es su salida relámpago, con la que desaparecen al instante.

PELIGROSOS TÚNELES

Los túneles son las zonas en que perderemos más tiempo.

Permanecer en el centro de estas estructuras y mantener la velocidad es un auténtico trabajo de chinos.

GOLOSINAS GRÁFICAS

El circuito nocturno es uno de los más espectaculares y vistosos de todo el cartucho.

La serie de curvas en la parte central del recorrido es, con diferencia, lo más complicado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.