AFTER BURNER: BLACK FALCON

Veinte años después, el mito de SEGA reaparece con renovadas fuerzas.

Seguro que muchos de vosotros recordáis aquella espectacular recreativa que, a finales de los ochenta, proponía al jugador convertirse en piloto de un caza último modelo, mientras surcaba los cielos acabando con los aviones enemigos a base de misiles.

Era la época dorada del scaling, revolucionaria tecnología gráfica por entonces.

Muchos años han pasado y varias han sido las versiones domésticas del juego de SEGA, a la que es preciso añadir esta programada por Planet Moon, que recoge la esencia del original pero la actualiza de una forma espectacular.

Para empezar, tienes a tu disposición nada menos que 19 modelos de aviones reales, fielmente reproducidos.

La historia del modo de juego principal te lleva a combatir contra una misteriosa organización criminal conocida como Black Falcon, que ha conseguido robar una serie de máquinas de guerra de última generación.

Y el estilo de juego sigue las premisas arcade de su predecesor, nada de simulaciones realistas.

De este modo, el avión puede realizar todo tipo de maniobras arriesgadas, como loopings y caídas en picado sin perder el control, mientras emplea el armamento más espectacular para acabar con los rivales.

Por supuesto, el juego también incluye una completa selección de modalidades multijugador para competir con varios amigos.

CREA TU CAZA

Gracias a las opciones de personalización de los aviones – armas, fuselaje, etcétera – puedes modificar los modelos a tu antojo.

LAS CLAVES DE SU ÉXITO

EL CLÁSICO

La recreativa de 1.987 es la fuente de inspiración para esta versión renovada.

LOS CREADORES

Planet moon Studios son también los responsables del curioso Infected.

TOTALMENTE ARCADE

El sistema de juego nada tiene que ver con los simuladores serios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.