ALF

Alf Master System Pixel Art

El drama empezó a labrarse con el desmedido propósito de obtener dinero fácil gracias a una serie de éxito que, por aquel entonces, se vendía sola; dando lugar a un cartucho que, debido a la pereza creativa y decisiones motivadas única y estrictamente por motivos económicos, nunca llegó a buen puerto.

Y es que los títulos inspirados en personajes carismmáticos, capaces de explorar un extenso mapeado y sortear las consabidas plataformas, reducidas aquí a su mínima expresión, son uno de los recursos más desgastados en la industria del videojuego.

Alf Master System Xtreme Retro

Master System, sin ir más lejos, cuenta a su favor con sobrados ejemplos, lo que no impidió al bueno de Alf procurarse una cómoda posición dentro de su variopinto catálogo.

Para ello se repite el clásico esquema de recoger objetos según unos objetivos establecidos, en la que aspira a convertirse en otra suerte de aventura con más sombras que luces, mal nos pese.

Alf Pixel Master System Xtreme Retro

Así pues, la relativa falta de originalidad no es nada si se compara con los discretos gráficos y la limitada jugabilidad, que palidecen frente a los representantes habituales del género.

En este sentido, los escenarios son modestos, los movimientos resultan bruscos, y el apartado sonoro, cuanto menos, deprimente.

Alf Sega Pixel Master System Xtreme Retro

Lo más destacable del conjunto es la agradecida posibilidad de controlar al atípico personaje, que aquí sigue la estela de cierto ilustre alienígena para Atari 2600, por mucho que quieran evitarse las comparaciones.

Alf 8 bits Xtreme Retro

En resumen, muy por debajo de su competencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.