ALGUNOS POSTERS (12)

Soul Reaver: Legacy of Kain fue un juego que sorprendió muy gratamente a los usuarios de PlayStation gracias a sus elaborados gráficos, su estilo de lucha, violento a la par que cruel, y un desarrollo salpicado de ingeniosos puzles, y todo ello engalanado por una historia trágica, que cuenta la desventura de un ser noble caído en desgracia, tratando de redimir los pecados de su clan, que ha perdido toda la nobleza que antaño lo caracterizaba, y vengarse del que en otros tiempos fue su maestro y padre espiritual.
Sin olvidar el excelente doblaje al castellano con el que contaba, muy superior a algunos de los títulos actuales.
Fue tal el éxito que cosechó el juego, que hizo aparición en forma de remake para Dreamcast, y sus secuelas llegaron a ser lanzadas en diversas plataformas, como PlayStation 2 y PC, si bien no llegaron a gozar de la fama del título original.
Aquí os dejo unos cuantos posters del inconfundible protagonista de esta dramática historia, el que en vida fue un noble que acabó viéndose convertido en vampiro, para, tras la muerte de su cuerpo, convertirse en un instrumento de venganza en manos de otras fuerzas superiores, que emprenderá una ardua batalla a fin de detener la maldad indiscriminada de sus antiguos hermanos y compañeros.
Y como viene siendo habitual, Raziel siempre permanece inseparable de la que es su mejor baza en esta arriesgada y encarnizada lucha, la espada segadora de almas.
Unas ilustraciones que a más de uno les despertarán agradables recuerdos, no lo dudo.
Confió, como siempre, en que sean de vuestro agrado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.