ALIENS

Debido a las limitaciones tecnológicas de la época, un denominador común en la práctica totalidad de ordenadores de ocho bits, resulta evidente que un género tan peculiar como el del survival horror no podía desarrollarse con plenitud, como efectivamente no sucedió hasta la llegada de las plataformas de 32 bits, muy especialmente si nos referimos a la célebre PlayStation y al soberbio Resident Evil, título que bautizó a esta categoría; si bien con anterioridad otros programas de renombre, tales como el sinigual Alone in the Dark, ya habían sentado las bases de los denominados juegos de terror.

Sea como fuere, estos añejos sistemas de 8 bits no están exentos en su catálogo de dignos representantes de este singular género, que pese a la consabida falta de realismo conseguían transmitir como pocos ese ambiente lúgubre y opresivo en el que el usuario se siente en casi todo momento vulnerable, logrando ofrecer unas sensaciones que a priori parecían imposibles y contagiando al jugador de la misma tensión que podía verse en las salas de cine, como es el caso de Aliens, título desarrollado por Electric Dreams y que toma prestado su argumento y ambientación del homónimo largometraje.

No sería por tanto aventurado referirse a este programa como uno de los primeros survival horror al uso, con la peculiaridad de que será del todo imprescindible manejar a un total de seis personajes que se desplazarán por grandes entornos laberínticos con vistas en primera persona, cuya misión consistirá en escapar de la aterradora nave con vida.

Para ello se verán forzados de forma constante a adentrarse en sinuosas estancias y mantener en la medida de lo posible el sentido de la orientación, pudiendo recurrir al siempre utilísimo mapa que venía incluído junto al juego, y que se antoja de vital importancia para llevar tan arriesgada empresa a buen puerto.

El título hacía gala además de una serie de elementos cuanto menos innovadores para la época, allá por el año 1.985, tales como un indicador de cansancio que obligaba a sustituir un determinado personaje por otro en el momento que sus reservas se agotaban, e imponía un uso limitado para las distintas armas debido principalmente a la escasa munición disponible, apremiando a racionar su empleo para aquellos casos de extrema necesidad, incrementando por tanto la presión a la que se ve sometido el jugador, acorralado como se encuentra por centenares de estas agresivas criaturas en su peculiar periplo.

Huelga decir que en los momentos de mayor peligro, cuando un alien aceche al sufrido usuario, el sonido cobrará especial protagonismo debido a una alarma estridente que irrumpirá en escena advirtiendo del riesgo al que se ve sometido el individuo, quien para tratar de asegurar su defensa y preservar la vida del personaje que se encuentra bajo su control deberá rotar la cámara tan pronto le sea posible con la esperanza de advertir la amenaza reinante y eliminar al correspondiente alien sin errar el tiro, una proeza en ocasiones digna de mención.

Y mientras se encuentra expuesto a tan arriesgada situación la alarma ira subiendo de intensidad, muy en la línea de la prestigiosa franquicia de Silent Hill dicho sea de paso, indicando el tiempo disponible antes de que el letal alien se abalance sobre él dando lugar a una elaborada secuencia de animación y pudiendo ser eliminado en ese preciso instante; dejando para el recuerdo grandes momentos marcados por la angustia en los que si se equivoca el primer disparo es posible matar a un alien in extremis, volándole la cabeza cuando éste ya se sitúa por encima del protagonista.

A modo de curiosidad, si en ese instante póstumo en el que se decide el destino del personaje, el usuario sale victorioso y neutraliza al desventurado alien estando próximo a una puerta, esta quedará invalidada salpicada por ingentes cantidades de ácido, mortales de necesidad.

Y para potenciar la jugabilidad, así como la intriga, aquellos sujetos que no se encuentren bajo el control directo del usuario también podrán ser apresados por sendos enemigos en caso de sufrir un ataque, pudiendo rescatarlos si se actúa con presteza, lo que hace altamente aconsejable moverse en grupo.

Pero sin duda el momento álgido de la aventura viene señalado por los encuentros contra los temidos aliens en sus diferentes formas, ya sean los veloces face huggers o los poderosos aliens de tamaño adulto, e incluso voraces reinas, culminando en situaciones tan tensas como aquellas en las que la alarma suena de forma continuada y no se consigue adivinar el lugar concreto desde el que emergerá la amenaza.

Por fortuna, si el jugador persevera en su cometido y dispone de la habilidad suficiente podrá llegar hasta el complicadísimo enfrentamiento final que tendrá lugar contra la Reina Alien, para lo que se verá obligado a explorar la nave en su totalidad accediendo a estancias de vital importancia como la armería o la enfermería, e incluso realizando acciones de diversa índole como restablecer el suministro eléctrico; dando paso a uno de los momentos más sobresalientes de la aventura donde la oscuridad más absoluta se apoderará del escenario y tan sólo será posible internarse en este recurriendo al limitado uso del armamento disponible, cuyas ráfagas de luz iluminarán débilmente la negrura que lo envuelve todo a su paso, cuyo manto dificulta aún más la supervivencia frente a las incontables hordas de aliens que acechan desde algún lugar de la pantalla.

Un título en definitiva que pese al tiempo transcurrido y a sus carencias gráficas consigue divertir y asustar incluso en la actualidad, y lo hace con holgura, lo que no es decir poco precisamente.

Altamente recomendable en su versión de Spectrum, y más aún en las máquinas de Amstrad CPC y Commodore 64, en las que quedaba patente una superior experiencia de juego con motivo de sus mejoras audiovisuales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.