ALONE IN THE DARK

Ha cumplido un cuarto de siglo, sin recibir los honores que merece.

La historia es ingrata con los pioneros, y Fréderick Raynal, director y alma de Alone in the Dark, lo era.

Su juego revolucionó el género del terror, y la industria en general, con una audaz combinación de fondos prerrenderizados y polígonos que Capcom imitaría para crear Resident Evil.

Los japoneses siempre negaron esta influencia hasta hace unos pocos años, cuando Shinji Mikami reconoció haberse inspirado en el título de Infogrames.

Entre ambas compañías establecieron un acuerdo, jamás hecho público, que explica por qué no llegaron a los tribunales, a pesar de las tremendas similitudes entre los dos juegos.

Hasta compartían el sistema de movimiento tipo “tanque” para sus protagonistas.

HOSPITALIDAD SUREÑA

Alone in the Dark nos invitaba a visitar una inquietante mansión de Luisiana, tras elegir personaje – Edward Camby o Emily Hartwood -.

En aquellos muros nos esperaban puzzles, trampas y criaturas espeluznantes, entre las que se encontraban, cómo no, los zombies.

Además de recoger y utilizar diversos objetos y armas, el juego nos daba la oportunidad de interactuar con el mobiliario, empujando armarios, cajas o baúles.

Todo ello, a través de unos controles un tanto rupestres para los gustos actuales.

Pero, en aquel 1.992, nos daba igual tener que acceder, una y otra vez, a un menú para asignar la barra espaciadora a una acción concreta – ya fuera abrir/cerrar o disparar -.

Aquello no se parecía a nada que hubiésemos visto u oído hasta la fecha.

Todo, desde los ángulos de cámara hasta la música, estaba diseñado para helar la sangre al jugador e, incluso hoy en día – la trilogía original está disponible en gog.com por poco más de 5 euros -, se nos disparan las pulsaciones con la primera habitación del juego, cuando el pajarraco infernal atraviesa la ventana – sí, como los perros de Resident Evil, pero unos cuantos años atrás -.

Servidor aún recuerda aquella primera partida, con su cara de asombro y la cantidad de veces que el pájaro de marras le quitó la vida, antes de averiguar que se podía empujar el armario para bloquear la ventana.

Así eran los juegos de los 90: no hacían prisioneros y no te daban ni una miserable pista.

Apenas contabas con un manual y tu pericia – y paciencia – para afrontar una pesadilla que, aunque no ha envejecido nada bien a nivel gráfico, sigue maravillándonos por su audacia y su habilidad para ponernos los pelos de punta con unas criaturas diseñadas con un puñado de polígonos.

3DO fue la única consola que tuvo el honor de ver un port de Alone in the Dark, concretamente en 1.994.

La secuela sí llegaría a ver la luz en Saturn y PlayStation, aunque sería en 1.996, casi dos años después de debutar en PC, cuando todos los ojos ya estaban puestos en Resident Evil… Lástima.

ESPELUZNANTE

Desde el mismísimo prólogo, el juego nos deja bien claro que, dentro de la mansión, vamos a encontrar de todo menos hospitalidad.

EN LOS 32 BITS

Infogrames intentó ocultar la ausencia del primer Alone in the Dark en Saturn y PlayStation, eliminando el “2” del título de la secuela.

Además, incorporó texturas a los gráficos originales de PC para modernizar un poco su aspecto y, así, intentar competir con el arrollador Resident Evil.

Se trataba de una aventura muy bien ambientada y que conseguía combinar de una manera notable acción y estrategia.

A nivel gráfico, era bastante atractivo, aunque también se notaba que estaba basado en un juego que ya tenía algún tiempo, y otros títulos similares – Resident Evil, por ejemplo – lo habían dejado atrás en este apartado.

Lo dicho, puede que fueran pioneros, pero Infogrames se dejó adelantar por Capcom… por la derecha.

MÁS PIONEROS DEL TERROR

Dejando al margen a vacas sagradas como Silent Hill o Resident Evil, las consolas también acogieron un buen número de pesadillas a lo largo de los 80 y 90.

HAUNTED HOUSE (Atari 2600, 1.982)

El jugador – representado por un par de ojos – debe sortear fantasmas y arañas en uno de los primeros survival horror de la historia.

DRACULA UNLEASHED (Mega CD/PS2/Xbox, 1.993)

Esta aventura explotaba los personajes de Stoker con toneladas de FMV y escenas bastante fuertes para su época.

DARK SEED (PSX/Saturn, 1.993)

Los diseños de Giger encajaban como un guante en esta inquietante aventura, aunque sus ports para PSX y Saturn jamás salieron de Japón.

CLOCK TOWER (SNES/PSX, 1.995)

Human creó todo un icono del terror con el “Tijeritas“, aunque, una vez más, ni el original de SNES ni su port para PSX llegaron a Occidente.

D (3DO/PSX/Saturn, 1.995)

El añorado Kenji Eno nos puso los pelos como escarpias con esta aventura FMV, tan inolvidable como grotesca.

Laura¡¡¡¡Laura!!!!“.

TWILIGHT SYNDROME (PSX, 1.996)

De nuevo, una Human en estado de gracia brindó a los japoneses otra ración de sustos, de la mano del mismísimo Goichi Suda.

ECHO NIGHT (PSX, 1.998)

FromSoftware ya nos las hizo pasar canutas muchos años antes de Dark Souls, con esta aventura a bordo de un barco plagado de fantasmas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.