ALTER EGO

Alter Ego fue anunciado como “un juego de rol sobre la vida” y es la apoteosis del desarrollo de títulos característicos de los años ochenta.

El objetivo del juego, que se lanzó al mercado en dos versiones – una para el público femenino y otra para el masculino -, es tutelar a una personalidad humana virtual a través de las siete fases de la vida, para conseguir un equilibrio emocional, profesional y físico, o, simplemente, experimentar para crear el monstruo más psicótico que puedas imaginar.

En cada fase de la vida, el jugador dispone de un mapa de iconos que representan las experiencias en varias categorías; al clicarlas, aparecen varias preguntas tipo test pensadas para evaluar las tendencias morales de la persona que se está desarrollando.

Como bebé, te enfrentas a los fundamentos de la interacción social: ¿deberías llorar para llamar la atención de tu madre, o mostrarte satisfecho?.

En los convulsos años de la adolescencia, ¿qué deberías hacer si un grupo de amigos quiere emborracharse una noche entre semana?.

Y, ¿qué sucede con el equilibrio entre el trabajo y el amor?.

Se exploran en profundidad las nociones del sexo, el suicidio y el abuso de estupefacientes.

El juego dispone de una puntuación vital que depende de las decisiones del jugador, y el comentario breve que sigue a cada viñeta moral da a entender si las acciones que se han seleccionado son acertadas – o no -.

Elogiado por la crítica – aunque no disfrutó de un excesivo éxito comercial -, fue un intento interesante de transferir realismo al formato de las aventuras textuales de la época.

El campo de la simulación social y psicológica llegaría luego a un público más amplio de la mano de las exitosas series de Sims de Electronic Arts.

Ahora, Alter Ego está disponible no sólo en una versión en línea producida por sus fans, sino también en una aplicación del iPhone.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.