AÑORANZA POR LOS ANTIGUOS SALONES ARCADE

No hace falta ser ningún lince para darse cuenta de ello: el arriba firmante es poco menos que un apasionado del coleccionismo, especialmente en cuanto a juegos retro se refiere.
Un interés que he heredado, en cierto modo, de mis antiguos compañeros de FASE BONUS, así como de ilustres autores, como es el caso de Adol3.
Por descontado, muchos de mis amigos y conocidos no comprarten tal afición, pues tampoco experimentan apego físico por los videojuegos.
Hay excepciones a esta norma, claro, tales como sagas concretas o cartuchos muy específicos.
No obstante, tal y como iba diciendo, esta gente a la que tanto admiro no le profesa amor alguno a las fundas de plástico ni a los soportes de datos, independientemente de que sean cintas, cartuchos, o CD-Roms, entre otros.
Felizmente, no hace excesivos días recibí una inesperada proposición, que tampoco pude rechazar.
Se trataba de ir el próximo fin de semana a una de aquellas antiguas salas de juego.
Y entonces mi imaginación, cual caballo desbocado al que una vez se le da rienda suelta ya no consigue detenerse, echó a volar.
Recordé el inconfundible sonido de la moneda cayendo – de 25 y 100 pesetas en aquella época -, la facilidad para golpear con cierta energía los botones – aunque sin excesivo impulso -, y por descontado, la  agradecida posibilidad de vengar la prematura muerte del protagonista mediante una disimulada patada a la coin-op de turno.
Hay una sensación que transmiten aquellas máquinas recreativas que los pads de control son incapaces de replicar.
Algo que no resulta en absoluto de extrañar, pues nos estamos refiriendo a todo un monstruo interactivo, a un llamativo armario videolúdico, y en definitiva, a una poderosa maquinaria al servicio de los scanlines.
Cuando todavía era joven y en esta industria aún tenía cabida la originalidad en cualquiera de sus acepciones posibles, ocasionalmente dejaba escapar una leve patada para demostrarles a estos aparatos que, pese a haberme matado infinidad de veces, era yo  el que seguía al mando.
Probad a hacer algo parecido con las consolas de la actualidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.