APANO SIN, UN MÁS QUE DIGNO HEREDERO DEL XENON 2

El juego fue programado en el año 1993 por una compañía que responde al nombre de Level One Entertainment, aunque quiso la mala fortuna que no pudiéramos disfrutar de sus bondades hasta el más reciente año 2000.

Una verdadera lástima, pues de haber salido en la fecha inicial probablemente estaríamos hablando a estas alturas de un verdadero clásico, que bebe de la filosofía y los cánones impuestos por el mítico Xenon 2, lo que se traduce en un shooter plagado de acción con un desarrollo en scroll vertical, que requiere de habilidad y puntería a partes iguales. Tan solo el hecho de que el juego recuerde en gran medida al Xenon 2, al que toma como referencia, ya es una muestra de su gran valía y demuestra el buen hacer del equipo desarrollador.

El motivo de que el juego sufriera un retraso de tales magnitudes se debe en gran medida a una controversia entre la empresa desarrolladora y Neo Software, la encargada de comercializar el título, que en un afán por adjudicarse la gloria y los méritos propios al programa trató en vano de aparecer como si de la propia empresa creadora se tratase, hecho al que Level One se negó en rotundo, como no podía ser de otra forma. Por fortuna para los usuarios, fue V.A.K. quien finalmente rescató a esta joya del olvido, siete años más tarde.

El desarrollo del juego es el habitual en el género, y cualquiera que haya tenido la ocasión de jugar con el magnánimo título de los Bitmap Brothers bien conocerá su esencia. La meta en todos y cada uno de los niveles que componen el programa se basa en llegar al final de la fase tratando de evitar por todos los medios que los enemigos que habitan en cada escenario logren impactar contra nosotros, para lo que será preciso disparar de forma frenética tratando por todos los medios de acabar con ellos, antes de que hagan lo propio con nosotros.

Para facilitar un poco el avance, contamos con toda suerte de powerups que mejoran nuestra potencia y cadencia de disparo de forma notable. Hasta aquí no hay realmente nada nuevo, pues estas características pudieron ser degustadas con anterioridad en grandes títulos del género, amen del programa que se ha tomado como referencia, lo que en absoluto es malo, pues imitar al fantástico Xenon 2 se ha tornado en todo un acierto.

La novedad que aporta Apano Sin a este tipo de juegos es que permite disparar a ambos flancos de la pantalla según las necesidades del momento, como si de un shooter vertical y no horizontal se tratara. Un detalle que a priori parece insignificativo, pero que aporta una gran riqueza al desarrollo jugable.

En cuanto al resto de apartados, están a un nivel bastante alto en términos generales. Los gráficos son realmente agradables y vistosos, y cuentan con detalles de gran calidad, entre los que hay que destacar el colorido y la variedad de las fases, que contribuyen a otorgarle al título una gran ambientación, que influye de forma directa sobre la diversión.

El control por su parte es bastante preciso, y responde de forma soberbia a las necesidades que plantea el programa en todo momento, si bien, como es habitual en este tipo de juegos, la dificultad es bastante elevada, lo que puede hechar para atrás a los jugadores menos experimentados.

En cuanto a la música, se trata del apartado más flojo del que sin duda adolece Apano Sin. Melodías que en el mejor de los casos acompañan a la acción, si bien tienden a pasar desapercibidas y no hay ninguna canción que haya recibido algún trato especial por parte de los desarrolladores, por no decir que dificilmente serán recordadas por los jugadores, a diferencia de la maravillosa banda sonora que componía el juego de Xenon 2.

En su conjunto, es preciso señalar que se trata de un gran título, si bien no consigue adentrarse en ese terreno reservado a aquellos juegos que son largamente recordados y considerados como obras imperecederas.

No esperéis por tanto una obra lúdica sin parangón, pero con certeza el juego sabe entretener y divertir, y lo consigue con soltura, que a fin de cuentas es una de las premisas de cualquier buen juego que se precie de serlo. No en vano, muchos de los títulos actuales a duras penas llegan al nivel de diversión que ofrece Apano Sin, pese al derroche de medios y a que hacen gala de un virtuosismo gráfico propio de la época.

Con un trato sencillo, unos gráficos minimalistas, y un desarrollo que se torna en adictivo a los pocos minutos, Apano Sin es un juego que sabe hacerse querer y merece al menos que le brindéis una oportunidad. Por fortuna, el programa está considerado como freeware por lo que podéis descargarlo de forma totalmente gratuita.


Si sois aficionados al Amiga, con este juego podréis pasar algunas de las tardes más divertidas que recordaréis en semanas, e incluso meses quizás. Y si os ha gustado este, conseguid una copia del sobresaliente Xenon 2 a toda costa, que lo supera ampliamente en la mayoría de apartados.


Un juego imprescindible para un género que destacó en los años ochenta e incluso los noventa, pero que en la actualidad permanece adormecido, casi olvidado, a la espera de que algún título emergente de la sorpresa y se releve con toda la calidad con la que ya contaros los grandes del género. Hasta que llegue ese día, Apano Sin puede ser una de vuestras mejores opciones disponibles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.