APE ESCAPE

En la actualidad, los monos de Ape Escape difícilmente encumbrarían el juego a la categoría de coloso, y fueron durante un breve tiempo parecidos a Sonic o Mario, las mascotas que entusiasmaban a los fans más jóvenes de la consola.

Este encantador y multicolor juego de plataformas impulsó, como pocos lo hicieron, los avances en el hardware a lo largo de los años.

Ape Escape requiere dos controles analógicos, un diseño que se ha convertido en estándar – excepto para la revolucionaria Wii, por supuesto, y para la a veces renqueante PSP, con su único mando analógico -.

Sin embargo, en 1.999, comprar el nuevo mando DualShock significaba poder disfrutar de los particulares encantos del juego.

Quizá valía la pena la inversión.

El DualShock se convirtió pronto en el arma preferida de Sony, pero el juego que la albergaba era de una maestría y una inteligencia absolutas.

Un mono malvado con un casco potenciador de ondas cerebrales ha viajado a través del tiempo, enviando esbirros con la predecible intención de apoderarse del mundo.

El jugador deberá avanzar y retroceder por los enones para capturar a todos los agentes del malvado mono, y salvar el mundo.

Los periodos históricos, muy caricaturizados, van desde la era de los dinosaurios hasta la actualidad, y contribuyen al elegante diseño de los niveles, mientras que los controles están divididos en armas móviles y de fijación de objetivos.

Ape Escape es pintoresco, dinámico y divertido, repleto de humor y de referencias a la cultura pop, y la estructura mezcla la caza y captura de monos con la aparición regular de todo tipo de gadgets.

Sin olvidar que el título original generó algunas secuelas y cameos en todo tipo de juegos, desde LittleBigPlanet hasta Metal Gear Solid.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.