ASTRO BOY: OMEGA FACTOR

La fama de Treasure como desarrollador de juegos legendarios se basa en su dedicación a títulos originales y raramente copiados.

Pero cuando ha querido elaborar juegos basados en una licencia, lo ha hecho con el mismo amor e idéntica dedicación.

El cenit de dichos productos es Astro Boy: Omega Factor, un título de desplazamiento lateral en gloriosas 2D que, además de ofrecer una cuidada mezcla de disparos y lucha, también es una obra rebosante de amor por el canon del creador de Astro Boy, el famoso autor de manga Osamu Tezuka.

A medida que el jugador avanza por el modo Historia, Astro se topa con otros personajes del universo de Tezuka – como los famosos Black Jack y Kimba, el león blanco -, que completan la enciclopedia del cartucho y permiten obtener nuevos movimientos a través de un sistema de mejoras sencillo, en el que se unen el conocimiento y el poder.

Y cuando llega el momento en que el usuario se ve obligado a emplear todas sus habilidades para salvar el mundo, sabe por qué debe hacerlo debido a que la historia vuelve sobre sus propios pasos mediante dos episodios: Nacimiento y Renacimiento.

Omega Factor ofrece un modo fácil muy accesible, que puede superarse a base de machacar botones o aprender las muchas peculiaridades del diseño de disparos y lucha – pese a que los combos de Astro Boy se ejecutan únicamente mediante cuatro botones y la cruceta -.

Esto logra que los modos normal y difícil sean tan gratificantes para los que deseen jugar en repetidas ocasiones, con un estilo que recuerda al de Gunstar Heroes, el juego con el que debutó la compañía en aquel mágico 1.993.

En definitiva, Astro Boy: Omega Factor se deja querer en todo momento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.