ATELIER RORONA PLUS: THE ALCHEMIST OF ARLAND

La única razón que se me ocurre para la existencia de Atelier Rorona Plus es que la saga de los alquimistas lo estuviese petando en ambos continentes.

En Japón no hay mucha duda: el juego vendía en su hábitat natural, Akihabara.

Pero en Occidente me sorprende porque esta entrega es el remake de Atelier Rorona, apertura de la trilogía Arland, que ya salió en PlayStation 3 pocos años atrás.

Volver a insistir con un juego, por aquel entonces, tan reciente sonaba un poco raro, aunque no es menos cierto que los títulos de Gust se descatalogan a la velocidad del rayo.

Lo más flipante del asunto es que el juego también llegó a Vita, en formato digital.

Aquí sí tenía sentido: el título era inédito, y ambas versiones contaban con factores cross-play pero, lamentablemente no cross-buy.

El que quisiera ambas, tenía que retratarse.

En cuanto al título en sí, hablamos de un Atelier: un rolazo nipón alegre y colorista en el que la base del juego consiste en recopilar ingredientes y recetas para crear equipamiento.

Y esto es sólo la punta del iceberg.

En Rorona tenemos que gestionar un taller, con encargos de clientes y fechas de entrega, aparte de explorar, combatir contra – y capturar monstruos – y un sinfín de labores más.

Todo marcado por una estructura bastante curiosa en la que la campaña viene acuciada por un calendario.

En este caso, de tres años para salvar nuestra tienda.

En otro juego, ese límite de años sería una excusa para avanzar capítulos, pero aquí el tiempo es un recurso: cada labor de Rorona consume sus hojas del calendario y hay que tener en cuenta los distintos eventos.

Por fortuna, esa gestión no es en tiempo real – imaginad las consecuencias de un Lightning Returns con 20 cosas más a tener en cuenta: cabezas derretidas -, pero sí hay que planificar bien lo que queremos hacer y los riesgos que corremos al emprender nuevas acciones.

El calendario, en realidad, es el elemento más adictivo de un rolazo cuqui de gestión y aventura.

¿Qué hago ahora?.

¿En qué fregados puedo meterme?.

¿Cuándo venían a por aquel encargo?.

Es la versión blanca de Freelance: el JRPG.

Y sigue funcionando tan bien como hace años.

Los conocedores del original se encontrarán con nuevas zonas y un parterre donde conseguir ingredientes – traducción: para aligerar el molinillo, que los Atelier no se han despojado aún del grinding -.

También con vestiditos nuevos, y gráficos remozados que se alejan de la estética infantil para alinearse con los títulos más recientes de la serie.

El resto pueden elegir entre este título o el más reciente Escha & Logy, un poco mejor adaptado a los tiempos modernos.

COMBATE

El combate de Rorona Plus – de los Arland, en general – tiene poco que ver con títulos como Ayesha o Escha & Logy.

Simple, directo y fácil.

EN LO VISUAL

El nuevo aspecto gráfico de los personajes es bienvenido: independientemente de los vestiditos, se agradece que no desentone con los últimos Atelier.

CROSS-BUY

Aunque el juego contaba con múltiples funciones cross-play – que incluían a otros Atelier -, nos cuesta entender por qué no permitía el combo VitaPS3 con una compra.

Aunque fuese más cara.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.