AUTÉNTICO TERROR EN LOS 16 BITS DE SEGA

Creíais que el género del terror empezó con Alone in the Dark, que Resident Evil fue el primero en sentar las bases del género Survival Horror, o quizá que el suspense que habita en las calles de Silent Hill no podía ser superado? Estáis muy equivocados, pasad y leed, bajo vuestra propia responsabilidad, como el verdadero terror tuvo un mayor representante que todos los anteriormente mencionados en un lúgubre cartucho de 16 bits. Para los que sean valientes, capaces de desafiar al terror más terrenal, éste es vuestro reportaje, un recorrido por los peores lugares, plagados de las criaturas más horribles del averno. Y es que cuesta imaginarse en qué mente humana se ha podido gestar un juego de tales características, con un protagonista que infundiría miedo a los más atrevidos protagonistas.

Todo comenzó en una oscura noche, en una tétrica habitación. el abajo firmante, fruto de su curiosidad, cometió el terrible error de disponerse a jugar con un título simplemente grotesco. Tras el nombre de “Barney“, se escondía el que sería el origen de muchas pesadillas que le afligirían en el futuro. El despreocupado jugador, pensando que quizá sería un juego protagonizado por el famoso personaje de los Simpsons, introdujo el cartucho desconocedor del infierno que habitaba en su interior, pero lo que vio lo dejó simplemente sin palabras, y superaba con creces el mayor de todos sus temores.

En cuanto se cargó el juego, se escuchó por toda la habitación un sonoro “BOING!!!”, y tras el logotipo de SEGA, los sonidos no hicieron sino presagiar que se avecinaba lo peor. “Yankeee Dodleee!!!” Que horror!! Pero lo que siguió a continuación era la misma personificación del mal, la esencia de nuestros peores miedos, que tomaban la forma de…
.
Barney, el dinosaurio “chungo” de Telecinco!!! Argh!!!
.

Pero qué es lo que he hecho!!! He desatado el mal sobre el mundo!!! Pero bueno, como soy valiente, decido adentrarme en el corazón de la maldad absoluta. Y qué es lo que me encuentro? Colores pastelosos!!! Horteras a más no poder!!! En fin, continúo con mi periplo particular, confiado en que no podré hallar nada peor en mi andadura por éste juego infernal.

Al comienzo de la aventura el bicho sonrosado no es mucho mayor del tamaño de un infante, pero tras ingerir una estrella (muy maligna ella, supongo) se lía a crecer como si se hubiera tomado un bote entero de viagra, y al grito de “lets play hide & seek!”, el resto de niños que ven sus vidas en peligro, desaparecen tan rápido como les resulta posible, por la cuenta que les trae.

Así que si decidimos encaminar los pasos del amorfo dinosaurio hacia la izquierda, nos topamos de bruces con un río, el que podéis ver en la imagen. Como en el fondo somos buenas personas, decidimos poner fin a la vida del horroroso protagonista, tratando de evitar años de sufrimiento para la especie humana. Y qué mejor manera de poner fin a las andanzas de tan patético personaje que dejarlo caer en el olvido debajo de un río? Como la ocasión parece propicia, pulso el botón de izquierda en el pad, a lo que con suma maldad me responde el sonrosado dinosaurio, “no cruzaré hasta que no sea seguro“. Argh!!! El bicho se resiste a morir, pero cuánto más tendré que soportar éste sufrimiento???!!!. Desesperado, pulso un botón, el “A”, para más señas, a lo que el sádico personaje se pone a… Tirar besos!!!! Y así lo podéis observar en la imagen de arriba, liándose a besar a todo lo que se mueve; y tened cuidado de no besar a las mariposas por el camino, porque para mayor susto aún, devuelven los besos!!!

Pero la peor parte viene cuando el inmundo bicho descubre a uno de los pobres e inocentes niños que tratan de ocultarse en vano tras los objetos del escenario. Es en ese momento cuando el dinosaurio, fruto de la estrella contaminada de viagra que previamente ha ingerido supongo, se pone a tono, y decide sacar a la luz sus peores y más primitivos instintos. La criatura está perdida.

Efectivamente, con razón, nos temíamos lo peor. Al grito de “A friend! A friend!”, el enorme monstruo no se apiada del niño, lo coge con un abrazo que podría servir para ahuyentar a los osos, y comienza a retozarse feliz con el pobre y desgraciado niño.

Llegados a éste punto, mi atormentada mente no pudo soportar tanto sufrimiento, y me vi obligado a extraer el juego, en beneficio de mi propia salud mental. Y si algún día os cruzáis con tan aterrador personaje, tenedle mucho miedo!! o mejor aún, huid, insensatos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.