AUTO DESTRUCT

Al igual que en las quinielas de fútbol, en el videojuego son las variantes las que dan más sabor al asunto.

Auto Destruct es sólo eso: una humilde y curiosa variante del juego de conducción Jungla de Cristal.

Como todos sabéis, buena parte del mundo del videojuego está basado en la simple imitación de un modelo exitoso o en variantes con algunos pequeños añadidos.

Esta práctica a la que, por otra parte, no le encontramos nada negativo, ha servido para evolucionar significativamente géneros que hasta entonces parecían absolutamente herméticos.

Un ejemplo que viene al caso de Auto Destruct es el fantástico Jungla de Cristal, que recordábamos poco más arriba.

En cualquiera de sus tres partes, el juego de Probe era una verdadera maravilla de la técnica; un extraordinario espectáculo gráfico que sabíamos que no tardaría en crear escuela.

Pues bien, Auto Destruct se puede considerar como uno de los primeros clónicos de la parte de conducción del gran Jungla de Cristal.

Aunque un poco inferior en calidad gráfica y con una menor cantidad de detalles en los escenarios, Auto Destruct tiene un gran parecido con Jungla de Cristal, con el que llega a compartir incluso el sistema de señalización de objetivos o las salvajes explosiones.

Sin alcanzar su espectacularidad ni su belleza añade, con bastante acierto, unas cuantas perspectivas más de juego y todo un arsenal con el que poder demostrar nuestra habilidad con el gatillo.

En cuanto a la mecánica de juego, Auto Destruct nos ofrece un repertorio mayor de misiones y objetivos, aunque también aquí abundan las fases con un tiempo limitado y aquellas en que hay que buscar objetos o enemigos.

Los niveles en los que hay que luchar contra el tiempo son sin duda los más emocionantes pero, en general, todos tienen grados parecidos de intensidad.

En lo que se refiere a dificultad, la mayoría de las misiones son asequibles al primer o segundo intento, y sólo un porcentaje ínfimo os exigirán el máximo nivel de concentración y perfección en el pilotaje.

Casi todos los rivales sucumben tras unos cuantos impactos, por lo que el tiempo, como en Jungla de Cristal, debe ser vuestro peor enemigo.

En resumen, Auto Destruct es una secuela ampliada, pero menos brillante y espectacular, de lo que fue el juego de coches de Jungla de Cristal.

La idea era buena pero el resultado no termina de convencernos pese a ser correcto.

Para que nos entendamos, le falta cierta “chispa”.

PARECIDOS RAZONABLES

El sistema de señalización de objetivos y las explosiones son un calco de los de Jungla de Cristal.

NUEVA YORK

De todos los escenarios presentes en Auto Destruct, el de Nueva York es el más interesante y espectacular.

Tráfico abundante, enemigos mucho más duros especializados en las emboscadas y bastantes trampas de agua darán al traste con vuestras esperanzas en más de una ocasión.

REALISMO

Algunos momentos del juego reflejan con un realismo casi total la vida del conductor madrileño.

Atascos, insultos de todos los grosores, municipales que te persiguen y te disparan, atropellos casi constantes y otras cosillas, que harán que te sientas como en casa.

DETALLES IMPORTANTES

Aunque las voces del juego no están dobladas al castellano, los textos informativos de las misiones sí lo están y son lo suficientemente precisos como para que no tengamos ningún problema.

Además, durante la partida, tendréis más datos e información actualizada de los objetivos.

Otro asunto importante para el desarrollo de la partida será conocer la situación del taller de reparación.

Acumula todo el dinero que puedas porque no es gratis.

VISTAS

Auto Destruct nos ofrece la posibilidad de jugar desde perspectivas realmente curiosas.

Todo vale en gustos pero, como casi siempre, la más real y manejable es la toma posterior más cercana.

El resto pueden sernos muy útiles en determinados momentos aunque, en líneas generales, las aéreas plantean algunos problemillas bastante serios a la hora de pilotar.

Además de estas tomas, existe alguna secreta similar a la que emplean durante los menús.

EN SÍNTESIS

Pese a aportar novedades interesantes al concepto de juego de Jungla de Cristal, Auto Destruct no consigue mostrarse como un título capaz de eclipsar a lo conocido.

Se trata de un programa en el que se ha realizado un buen trabajo gráfico y técnico, engalanado por una mecánica entretenida y emocionante; pero el cómputo global nos produce una cierta sensación de vacío y es posible que se deba a la reiteración de esquemas en la mecánica de juego.

PROS Y CONTRAS

Conviene destacar que su ritmo de juego tiene momentos realmente intensos…

… Aunque muchas fases son un calco de las otras, con mínimas variaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.