AX BATTLER: A LEGEND OF GOLDEN AXE

En lugar de afianzar la franquicia en la mítica portátil Game Gear mediante una conversión directa del notable Golden Axe Warrior, que hubiera sido lo más sencillo, desde SEGA quisieron brindarles a sus usuarios una aventura completamente nueva, ampliando así los horizontes en la prolífera saga, una de las más prestigiosas de la década de los noventa.

Recordemos que Golden Axe Warrior, disponible para Master System, era con toda probabilidad lo más parecido que ha podido verse en consola alguna tomando como referencia al sobresaliente The Legend of Zelda de NES, casi un calco podría decirse, pero dotado de una personalidad propia y sin que se advierta ni la más mínima intención de plagio alguno.

Para la ocasión el nuevo título mantenía algunas de las señas de identidad que ya sirvieron para catalogar al anterior cartucho dentro del género de los Action RPG, aunque con un desarrollo novedoso y atípico dentro de este clásico sistema de juego que tiende a desarrollarse bajo un punto de vista cenital, pues al entrar en contacto con cualquier enemigo el enfoque cambia hasta posicionarse de forma lateral, manteniendo la perspectiva aérea para la exploración del extenso mapeado.

En cierto modo, al igual que el primer Legend of Zelda de NES fue la musa que sirvio de inspiración al equipo desarrollador para dar forma al juego de Master System, estableciendo los correspondientes paralelismos, bien podría decirse que este Ax Battler: A Legend of Golden Axe bebe directamente de la estética de la segunda entrega de Legend of Zelda, The Adventure of Link, donde también se producía el correspondiente cambio de perspectiva en los distintos enfrentamientos que tenían lugar.

Nuestro cometido en esta ocasión pasará por adoptar el rol de Ax Battler, el fornido bárbaro que ya participó del juego original que dio inicio a la saga, siendo el único personaje disponible en la conversión del primer arcade en Master System para más señas; y su periplo en esta nueva entrega le llevará a recorrer un vasto mundo con el único propósito de recuperar el arma legendaria Golden Axe, un hacha dorada dotada de un misterioso poder.

De este modo, la mayor parte de la aventura, ya sea en los diversos pueblos o incluso mientras nos desplazamos a través del mapa central, transcurrirá desde una vista cenital, tal como dictan los cánones, y de forma reiterada cambiará para dar paso a los innumerables combates.

El de los combates es otro apartado digno de mención, pues siendo aleatorios se repiten con excesiva frecuencia, rompiendo el ritmo del juego de forma constante, si bien contribuyen a dotar de mayor espectacularidad al apartado gráfico.

El enfoque lateral se mantiene además en algunos escenarios que precisan de la habilidad del jugador para superar leves fases de plataformas, aportando al programa una mayor riqueza y variedad de situaciones posibles.

Sin embargo, las lógicas comparaciones con la saga de Nintendo terminaron por pasarle factura al no estar la mezcla de géneros tan bien hilvanada como sería deseable, en gran medida debido al marcado contraste entre las diferentes perspectivas, que se veía reflejado además en el sistema de juego, por lo que esta segunda entrega, al igual que sucedía con la serie The Legend of Zelda, no resulta tan recomendable como lo fuera la aventura original.

Tomando siempre como punto de partida el Action RPG disponible para Master System, pues el desarrollo del primer Golden Axe comercializado en dicha consola se centra en la acción, obviando por el camino cualquier posible referencia al género de los RPG, por remota que sea.

¿Quiere esto decir que Ax Battler: A Legend of Golden Axe sea un mal juego?

Nada más lejos de la realidad, pues este es sin duda un digno representante de la franquicia que, sin llegar a destacar por encima de otras grandes obras, si supo contentar a los aficionados y mantener las expectativas que se habían gestado en torno a el, lo que ya da una buena muestra del talento que atesora el cartucho.

Lo más llamativo del conjunto era, junto con un acabado gráfico más que correcto y rebosante de colorido, la opción de aprender nuevas técnicas, permitiendo así mejorar de forma progresiva los atributos del personaje principal.

Y como curiosidad, al igual que ya sucedía en la conversión arcade del primer Golden Axe, el incombustible héroe ha sido bendecido con la habilidad de ejecutar poderosas magias, sumando a su repertorio el resto de hechizos de sus compañeros de batalla, ya sean afines al elemento de fuego, perteneciente a la amazona Tyris; al trueno, del que Gilius el enano es amo y señor, y finalmente al elemento tierra, en el que se maneja con soltura el propio Ax Battler.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.