BAD DUDES VS DRAGON NINJA

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-pixel-art-xtreme-retro

Estados Unidos está bajo asedio, pero los culpables no son ni los rusos ni los extraterrestres.

La nación está amenazada y necesita dos héroes americanos de verdad, así que en Xtreme Retro nos hemos propuesto poner a prueba al mito de Data East.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-1

Ninjas, miles de ninjas… el mítico beat’em up Bad Dudes VS Dragon Ninja no sólo tenía uno de los nombres más cursis en la historia del videojuego, además contaba con una de las secuencias de introducción más tontorronas.

Rampant ninja related crimes these days…” anunciaba la pantalla del juego.

White House is not the exception…”.

Evidentemente no, una pandilla de asesinos invisibles equipados con nunchaku ha irrumpido en el Despacho Oval y secuestrado al presidente Ronnie.

Dos héroes de mandíbula cuadrada, Blade y Striker, los “tíos duros” del título, tendrán que rescatar a su amado líder poniendo en juego grandes dosis de patriotismo y karate.

Bad Dudes es el videojuego equivalente a la clásica película de serie B, la típica protagonizada por Jean Claude Van Damme abriéndose camino a base de kickboxing entre hordas de secuaces para rescatar a su señora.

Temerario, ridículo, exagerado pero tremendamente divertido.

Are you a bad enough dude to rescue Ronnie?” te pregunta el juego mientras añades un par de créditos.

Demonios, ” respondes joystick en mano.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-2

Poco después unas cuantas docenas de ninjas azules intentarán propinarte una paliza antológica.

La versión original japonesa de recreativa apareció en 1.988, y era conocida simplemente como Dragon Ninja.

Cuando llegó al territorio occidental heredó ese título tan original y descriptivo del que hace gala.

El gameplay es una estudiada ensaladilla de brawlers que le antecedieron, sobre todo Kung-Fu Master – que también fue distribuido en Estados Unidos por Data East -, Double Dragon y Green Beret – también conocido como Rush ‘n Attack -.

Vistos desde una perspectiva lateral invariable, los siete niveles que nos conducen hasta el secuestrador de Ronnie están divididos, casi siempre, en dos alturas que nuestros dos protagonistas pueden surcar a voluntad.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-3

Hay ninjas de todos los tipos y colores, entre los que destacan las chicas ninja de sexy vestimenta.

Algunos se enfrentarán a ti cuerpo a cuerpo, otros están equipados con katanas, garras o shuriken.

Atacan constantemente y sin descanso, saltando desde los lados de la pantalla, apareciendo en nubes de humo o trepando por obstáculos para llegar a ti.

Algunos incluso saltan desde el techo de un Porsche 911.

Desgraciadamente los uniformes ninja parecen funcionar a modo de Kryptonita para las barras de energía de nuestros chicos duros; si tenemos en cuenta la intensidad del asedio enemigo, será recomendable mantenerlos alejados.

Blade y Striker son bastante hábiles en el combate sin armas, aunque la mayoría de tus golpes se solventarán con el botón de ataque y marcando la dirección del joystick hacia el enemigo.

Las amenazas cercanas serán despachadas con patadas altas y puñetazos, o patadas traseras cuando nos ataquen por la retaguardia.

Las patadas voladoras serán efectivas contra los contrincantes más inquietos, si presionamos los botones de salto y ataque a la vez realizaremos un barrido aéreo que eliminará a varios enemigos de golpe.

El clásico movimiento de agacharse será práctico contra los que lanzan shuriken y los perros.

Por último contamos con un puñetazo hacia arriba no excesivamente útil y un puño especial que activaremos dejando pulsado el botón de ataque unos segundos, el cual tampoco es excesivamente útil ya que la mayoría de enemigos son abatidos con un solo golpe.

Sin embargo viene de perlas para los duelos contra jefazos.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-4

De vez en cuando algunos ninjas sueltan armas que podemos recoger y utilizar, como una daga para librarnos de enemigos cercanos y los benditos nunchaku que ampliarán de forma exponencial nuestro rango de ataque.

Por desgracia te quedarás sin el arma adquirida cuando pierdas una vida, algo relativamente sencillo en Bad Dudes.

Las latas de refresco sin marca proporcionarán un pequeño respiro a tu barra de salud si eres capaz de hacerte con ellas entre el caos de golpes sin recibir un leñazo en la cara.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-6

Los niveles son bastante cortos y hasta podrás recorrerlos a cierta velocidad esquivando a bastantes enemigos para llegar rápidamente a la zona del jefazo de turno; aunque si haces esto llegarás con muy poca energía para enfrentarte con garantías a estas bestias.

El primer final boss será el lanzador de fuego ruso Karnov, pluriempleado del juego de plataformas de Data East del mismo nombre, y con su propia melodía.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-5

Aunque no es muy difícil de abatir, los últimos jefazos, que incluyen un chiflado equipado con una cadena multiusos, un gigante blindado o un ninja que se multiplica en multitud de inquietos clones, se lo pondrán mucho más difícil a tu exigua barra de energía.

Gráficamente, el juego era de lo mejorcito de 1.988, con sprites de gran tamaño, escenarios espectaculares y unas animaciones correctas.

Hay un par de escenarios memorables: el de la pelea sobre el camión de 18 ruedas, con los ninjas saltando desde el techo de los coches hacia ti, y el nivel que transcurre sobre el techo de un tren.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-7

La lucha final contra el jefazo Dragon Ninja en su helicóptero también es épica, con secuencia del líder del mundo libre rescatado incluida.

Mención especial para los efectos de sonido digitalizados como el “Got it!” después de recoger salud y bonus de tiempo o, el menos digno “I’m bad!” cuando eliminamos a un final boss.

Sospechamos que los abogados de Michael Jackson no han probado el juego…

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-8

Ocean Software adquirió los derechos para convertir la recreativa a los ordenadores domésticos en Europa, siendo lanzados bajo el sello Imagine y con la denominación japonesa Dragon Ninja.

Para consola, el único port contemporáneo fue la versión de NES, lanzada en Estados Unidos por Data East USA.

Llegados a este punto, conviene recalcar que la mayoría de ports fueron para un solo jugador excepto las versiones de Amiga y Atari ST.

Hace pocos años, la versión original apareció en la recopilación Data East Arcade Classics para Nintendo Wii, aunque Data East también lanzó una secuela espiritual llamada Crude Buster – o Two Crude – en 1.991, que fue excelentemente convertida a Mega Drive y renombrada como Two Crude Dudes.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-9

En 2.012 una compañía llamada Pinstripe Games intentó financiar una secuela llamada Bad Dudes 2 a través de Kickstarter, pero a pesar de lo atractivo del culto al original, el proyecto terminó en fracaso al no recaudar los 80.000 dólares previstos.

Lo único que lamentamos de Bad Dudes VS Dragon Ninja fue que nadie en los 80 se atrevió a producir una película de ninjas secuestrando al presidente de los Estados Unidos, pues habría sido memorable.

Aún así el juego tiene un legado peliculero propio.

bad-dudes-vs-dragonninja-data-east-arcade-coin-op-xtreme-retro-10

En la película Dulce Hogar… ¡a veces!Parenthood – de Ron Howard, estrenada un año después del juego, se incluye una escena en la que el hijo de Steve Martin aparece jugando al arcade y pregunta por qué es tan difícil.

“¡Porque ellos son tipos duros!”, responde Steve.

Bonito detalle.

Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.