BALLZ 3D

Que nadie se altere demasiado.

El nombre del título de Accolade es un simple juego de palabras, que fácilmente será asociado con la famosa serie de Dragon Ball Z.

Pero Ballz, aunque más de uno lo lamente, es un arcade de lucha que nada tiene que ver con Goku y compañía.

Sus protagonistas son una especie de conglomerado de bolas que, gracias a los efectos en 3D, parecen cuerpos en movimiento.

La idea resulta, cuando menos, original; aunque ya habíamos podido disfrutar de algo similar con algún final boss en aquel legendario Gunstar Heroes.

Y en esta ocasión, el resultado no puede ser más vistoso, ya que además de un tamaño considerable, los personajes cuentan con una movilidad y rapidez dignas de mención.

Por si esto no fuera suficiente, los programadores de PF Magic han dispuesto un despliegue sonoro con abundantes digitalizaciones de voz y algunos efectos especiales bastante curiosos.

Rotaciones, repeticiones con diversas perspectivas, suave scroll, colorido llamativo e imágenes digitalizadas son varios de los ingredientes que colaboran al espectáculo general.

Cada uno de los ocho luchadores posee un repertorio abundante de golpes especiales, con hasta quince posibilidades diferentes.

Una de las notas reinantes es el humor y la originalidad de varios de estos ataques, y su alternancia con la rudeza o el salvajismo de otros.

Aunque no pueden considerarse como tales, cada personaje tiene una manera peculiar de acabar con sus contrarios, que guarda algún ligero parecido con los fatalities de otros títulos.

Para que no echemos nada en falta, también tendremos que medir nuestras fuerzas con pintorescos jefes finales.

Y si logramos superarlos, ascenderemos a otro color diferente de cinturón.

Con tres niveles de dificultad y cinco continuaciones, todo será cuestión de arte y paciencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.