BANISHING RACER

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 1

Antes de que muchos empiecen a frotarse las manos, conviene destacar que Banishing Racer poco o nada tiene que ver con el esquema tradicional referente a los títulos de conducción.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 2

Para ser exactos, si tuvieramos que compararlo con algún tipo de juego, sería algo así como un Super Mario Land pasado de vueltas, pero en un tono mucho más desenfadado y elemental.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 3

Banishing Racer, por tanto, es un plataformas de coches en el que deberemos superar diferentes escenarios coronados por un llamativo final boss.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 4

Técnicamente es una delicia, sobre todo en las fases acuáticas, y gráficamente no desmerece en absoluto con respecto a otros grandes representantes del género en Game Boy, merced a un diseño alegre para los vehículos y una gran abundancia de niveles.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 5

En cuanto a jugabilidad se refiere, muchos pensaréis que este cartucho de Jaleco pierde casi todo su encanto; pero felizmente no es así.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 6

Se trata de un programa tremendamente adictivo, pese a su efímera duración.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 7

De los más manejables que podemos recordar, y con una acción creciente que aún hoy muy pocos pueden igualar.

BANISHING RACER GAME BOY XTREME RETRO 8

Como guinda, ofrece un reto altamente satisfactorio una vez superado y un desarrollo de dudosa originalidad que, sin embargo, resulta la mar de entretenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.