BARCELONA EN EL PUNTO DE MIRA

Barcelona City Sacred Family Church Pixel Art Xtreme Retro

Hay un momento en la vida de cualquiera que se dedique a la crítica y el análisis con cierto componente de reflexión en el que conviene respirar hondo.

Desconectar el monitor, mesarse los cabellos, soplar, soplar más, restregarse los ojos y murmurar aquello de “no me lo puedo creer”.

Y entonces, hacer acopio de energías, encender el monitor de nuevo y buscar una explicación.

Porque yo no comparto que un juego como Manhunt, Grand Theft Auto o similares deba ser prohibido, pero comprendo e incluso a veces empatizo con gente que opina lo contrario.

Porque es inmoral, peligroso, nocivo, etcétera.

No estamos de acuerdo, pero puedo ponerme, sin excesivas dificultades, en esa situación.

Sin embargo, con lo que no puedo coincidir – ni siquiera con un supuesto empático -, es con la voluntad de prohibir un título como The Wheelman porque se desarrolla en Barcelona.

Como es un juego de acción, hay actividad violenta por las calles de la ciudad.

Y claro, eso es feo.

Montserrat Ballarín, por aquel entonces concejala de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, decidió que un Vin Diesel virtual poniendo poniendo patas abajo versiones poligonales de localizaciones auténticas resultaba perjudicial para la imagen de la ciudad, y eso convertía al programa de Midway en un producto susceptible de ser prohibido.

Ahora cierren los ojos, mésense los cabellos, repitan todo el proceso… y reflexionen: la señora Ballarín quería prohibir un juego no por pernicioso, sino por antiestético.

Porque creía que no coincidir con su sentido de la beldad urbana, ese que precisa de reproducciones de su ciudad tan tranquilas y pacíficas como su contrapartida real, era peligroso.

Lo cual da pie a dos conclusiones, ambas muy escalofriantes.

Primera, relacionar la estética con el Bien y con el Mal es peligroso, y una actitud que nos ha dado notorios disgustos en el pasado.

Segunda, no distinguir la realidad de la fantasía tiene un nombre clínico muy específico.

El problema es que, normalmente, no lo vemos asociado con tanta claridad a cargos públicos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.