BATMAN RETURNS CD

Tras el éxito en taquilla cosechado por el celebre largometraje de Tim Burton, Batman Returns, no tardaron en parecer adaptaciones de todo tipo y pelaje para los sistemas domésticos del momento, siendo la mejor versión esta que nos ocupa, lanzada bajo el soporte del Mega CD en el año 1.993.

Y es que virtudes desde luego no le faltan, pues llegó incluso a superar con cierta holgura al soberbio Batman Returns de Super Nintendo, un magistral beatem up que fue desarrollado por Konami.

Para la creación de esta apasionante entrega Malibu Interactive se sirvió de su labor en el notable título que ya habían comercializado con anterioridad en Mega Drive, un juego de acción bidimensional con un elevado componente de plataformas, añadiéndole suculentos extras como unos espectaculares niveles de conducción, que fueron posibles gracias al escalado de gráficos de que era capaz la plataforma de SEGA.

Huelga decir que la calidad alcanzada en estas fases superó con creces los mejores anhelos de la empresa desarrolladora, mostrando en pantalla un espectáculo visual sin precedentes, ya fuera controlando el Batmovil o la Batlancha.

La culpa de esta atronadora belleza la tiene una consistente sensación de estar manejando entornos en plenas 3D, fruto de una sabia combinación entre un acabado gráfico sobresaliente y la perspectiva frontal empleada, que acrecenta aún más si cabe la vertiginosa velocidad de que hace gala el programa.

El ritmo frenético se ve acentuado por un escaso margen temporal que incita a acelerar en todo momento, siempre luchando contra el implacable cronómetro, y contra unos maleantes que entorpecen sin mayor dilación el avance, siendo necesario recurrir al más completo arsenal para defenderse de sus contínuos e implacables ataques.

Por si esto no bastara son frecuentes las reyertas con numerosos jefes finales de probada fiereza; realmente duros de batir.

En lo que respecta al diseño de los niveles tradicionales, sufrieron ligeras mejoras en comparación con la versión de Mega Drive, especialmente en lo que se refiere a la sobresaliente banda sonora, que junto con las fases de conducción dan forma a los apartados culminantes del juego, y le valieron el favor incondicional de todos los aficionados de la época.

No en vano, el responsable de dar forma a las más exquisitas melodías fue el mismísimo Spencer Nielsen, siendo este su más distinguido trabajo, y unas de las mejores composiciones musicales disponibles de entre todos los juegos del famoso addon de SEGA, lo que ya da una idea aproximada de su inusitada calidad.

Tanto es así que las banda sonora para la versión de Mega CD resultó muy superior a la que fue creada por Danny Elfman para la película, que a su vez fue el mayor logro del famoso compositor cinematográfico.

De esta forma se consiguió una ambientación brillante como pocas, donde el personaje central se funde con lúgubres paisajes y sinuosas melodías que se adaptan al entorno con la mayor naturalidad posible, una proeza difícil de superar, dotando a los distintas pantallas de un encanto impensable en Mega Drive, pese a respetar su misma esencia.

Para finalizar, en el compacto es posible alternar entre tres modos de juego diferenciados entre sí, donde el usuario puede optar por afrontar los niveles de acción como si del cartucho original de 16 bits se tratase; limitarse a superar las espectaculares fases de conducción, al más puro estilo de un arcade de velocidad, o bien compaginar ambas variantes.

Por todos estos detalles y alguno más que deberá descubrir el jugador por cuenta propia, Batman Returns CD es uno de los mejores títulos protagonizados por el hombre murciélago, imprescindible no solo para los fans del héroe creado por Bob Kane en el año 1.939, sino para todos los amantes del ocio electrónico, que encontrarán aquí una apasionante aventura de grandes dimensiones, y una nueva excusa para amar los videojuegos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.