BATMAN

Es indudable que el carismático hombre murciélago siempre se ha encontrado entre ese selecto grupo de héroes favoritos entre el amplio público, pues con su peculiar vestimenta, ideada para infundir un miedo atávico sobre sus desdichados adversarios, y sus múltiples gadgets, con los que ha conseguido de algún modo suplir su propia carencia de poderes especiales, ha sabido ganarse la simpatía y la devoción de un número incontable de aficionados.

Fue durante el año 1986 cuando Bernie Drummond y Jon Ritman, recordados por algunos juegos del calibre de Head Over Heels, sorprendieron a los usuarios con un título que tenía como protagonista indiscutible al famoso hombre murciélago, venido desde las profundidades de la oscura y fría noche para convertirse en el azote del mal y la salvación para cientos de inocentes ciudadanos residentes de Gotham City.

De este modo, fue Ocean la que nos brindó una nueva oportunidad de asumir el rol de este prolífero personaje, cuya meta pasa en esta ocasión por recuperar diversas partes de su potente vehículo, el Batmovil, y liberar a su amigo y compañero Robin que yace preso de la indomable voluntad del que puede considerarse su enemigo jurado, el mismísimo Jocker.

La aventura se desarrolla a lo largo de unas cien estancias que dan forma a la Batcueva, un entorno familiar al famoso héroe venido de las sombras, y en ella debemos encontrar una serie de elementos esparcidos por las distintas pantallas, que servirán para potenciar las habilidades intrínsecas de nuestro personaje, tales como el cinturón, las botas, mochila, y finalmente un propulsor, que nos brindarán una serie de mejoras del todo imprescindibles si pretendemos recuperar las piezas del potente coche del que hace uso el hombre murciélago.

Nuestro avance se verá impedido, además de por toda suerte de trampas ideadas para dar buena cuenta de los intrusos, por todo un gran elenco de enemigos dispuestos a ganarse una reputación en la industria del crimen dando punto final a nuestra carrera como defensores de los oprimidos, a costa de nuestra propia vida si ello es preciso.

Aunque para facilitar un poco nuestro paso por la Batcueva los desarrolladores dejaron dispersos una serie de potenciadores de corta duración que nos aportaban jugosas ventajas, como es el caso de la invulnerabilidad, además de contar con todo un elenco de check points que harán más ameno el paso por el juego.

Un título bastante difícil, como dictaban los cánones de la época, que se sirvió de la técnica conocida como Filmation con la que se llegaron a obtener algunos resultados espectaculares, dadas las limitaciones propias de los años que nos ocupan, y que aquí se saldó con un gran programa, que puede resultar igualmente atractivo tanto para los seguidores de este héroe del cómic, como para aquellos que gusten de las aventuras clásicas con ese sabor añejo, bien planteadas y mejor resueltas en su desarrollo.

RESUMIENDO

Graficamente el título luce en todo su esplendor, si tenemos en cuenta aquellos sistemas para los que iba dirigido. Existen una gran variedad de detalles, de escenarios, e incluso de enemigos que son un motivo más que justificado para acreditar el buen hacer de los programadores en este apartado. Lo mejor de todo, sin duda, el personaje principal, recreado con gran acierto e integrado en el juego de la mejor forma posible.

El apartado más flojo, como era de esperar, hay que buscarlo en el sonoro. Apenas una breve melodía de introducción y poco más. Sin embargo, si contamos con todo un elenco de sonidos disponibles durante nuestro particular periplo, que reflejan en la medida de lo posible el caminar de nuestro protagonista, con un ruido no demasiado afortunado, así como el típico sonido agudo que se produce al saltar, cada vez que recogemos un item valioso, y unos cuantos más de similares características. Nada que objetar al respecto.

El control se ha resuelto de forma notable. Resulta asequible e intuitivo, y consigue que pronto nos olvidemos de los tan difundidos joysticks o pads de control de hoy en día, pues con el teclado quedan resueltas todas nuestras necesidades de forma soberbia. Este ya de por sí sencillo control se ve incluso simplificado una vez dominemos todas las técnicas propias del héroe, previa adquisición de sus propios gadgets, lo que da una buena muestra del mimo y el cuidado que invirtieron sus creadores en este apartado, que fue solventado de la forma más eficaz posible.

En definitiva, este Batman resulta un juego bien resuelto y mejor planteado. Sumad una considerable duración que os brindan más de cien estancias, añadid una buena cantidad de enemigos, diversos puzzles, trampas a sortear, un personaje que va ganando en habilidades conforma avanza en la aventura, mezclarlo todo con un apartado técnico a la altura de las circunstancias, y con uno de los héroes más queridos y carismáticos de todos cuantos se recuerdan, y el resultado tan solo puede ser uno: un título que no debería faltar en vuestra videoteca, más aun si os encontráis entre ese grupo de personas a los que entusiasman los clásicos. Para todos ellos, este Batman puede ser un motivo sobrado de alegría, sin duda.

A modo de curiosidad, tan solo os diré que este fue el primero de una larga serie de títulos protagonizados por el hombre murciélago, a los que le siguieron el famoso Batman: The Caped Crusader, dos años más tarde, y el mítico Batman: The Movie, en el año 1989, lo que da una buena muestra de la buena acogida con la que contó este primer programa, un notable juego de acción en vista isométrica que imitaba a las 3D.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.