BATTLEFIELD 1942

Los jugadores de PC habían actuado coordinadamente desde Team Fortress, y había habido alusiones a las limitaciones para la coordinación en títulos tan tempranos como Starsiege: Tribes.

Pero la cuestión se vio forzada a partir de Battlefield 1942, en la que un inteligente diseño de la Segunda Guerra Mundial se ponía al servicio de los combates en grupo, convirtiendo la variante multijugador en un épico peso pesado que arrollaba al oponente.

En el modo de conquista, la acción tiene lugar en auténticos teatros bélicos, que lanzan a la lucha a dos ejércitos ambientados históricamente: británicos contra alemanes en Europa, y japoneses contra el Tío Sam en el Pacífico.

Cada equipo tiene asingnados puntos de control donde se inicia la acción – poblaciones o islas -, y los soldados caídos pueden reiniciarse como una de las diversas clases de personaje disponibles.

Luchando hombro con hombro con otros jugadores – hasta treinta y dos en total -, hay que obtener el control sobre estos puntos estratégicos, forzando al enemigo a la retirada y consumiendo los tickets que ponen el juego a cero.

Cada muerte reduce el número de tickets.

El juego simplifica además las cosas, permitiendo al usuario conducir, pilotar o lanzarse a la muerte en decenas de vehículos – desde jeeps hasta tanques, pasando por transportes aéreos y aviones -, pero evita ser demasiado quisquilloso en las variables de control para centrarse más en el aspecto visual.

Todo contribuye a unir a los jugadores separados por la distancia – y a veces por la inoperancia -, y ofrecer la ilusión de cohesión en el combate.

Piensa en la unión de Wacky Races y Medal of Honor y no presumas demasiado, porque el resultado es explosivo, y dio lugar a un monstruo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.