BATTLEZONE

Cuando Battlezone fue lanzado al mercado en los tenebrosos años ochenta, sus gráficos en tres dimensiones eran tan sorprendentes e innovadores que los jugadores no daban crédito a lo que veían.

Algunos inventaron historias imposibles sobre las cosas que habían logrado con un tanque de combate, como subir por la ladera de un volcán en erupción o haberse metido dentro para explorar la caldera.

Incluso si no eras un acérrimo entusiasta, el juego de acción diseñado por Ed Rotberg podía reservarte muchos placeres.

El espacio en tres dimensiones, lleno de tanques alborotados con marcos de alambre, estaba formado por líneas de vectores suaves y continuas.

Eso significa que, incluso hoy en día, el juego da una sensación de nitidez futurista, mientras que la acción propiamente dicha, que consiste en disparar a varios enemigos – desde veloces supertanques hasta mortíferos misiles y extraños ovnis -, consigue aunar el movimiento y la estrategia.

Disparar a objetos sienta muy bien en un universo tan estilizado, y evitar que te disparen – saliendo de la línea de fuego en el último instante – sigue siendo uno de los mayores placeres de la época dorada de las máquinas recreativas.

El éxito abrumador del título fue tal que Rotberg recibió un encargo inesperado: el ejército estadounidense le pidió que programara una versión hecha a medida de su juego clásico con unos gráficos más realistas, que sirviese como herramienta de entrenamiento para sus soldados.

A pesar de estas versiones tan ambiguas, es este juego original totalmente inofensivo el que le otorgó a su creador un lugar en los libros de historia, y proporcionó a los aficionados de todo el mundo una de las primeras y auténticas experiencias gráficas que los dejaron boquiabiertos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.