BIG NOSE THE CAVEMAN

Big Nose the Caveman Camerica Codemasters NES Amiga Atari ST Sega Master System Prototype Xtreme Retro Pixel Art

Coincidiendo con los momentos póstumos de NES, no fueron pocos los equipos que prescidieron de las ideas originales para centrarse en aquellas fórmulas ya conocidas y de éxito contrastado.

Big Nose the Caveman Camerica Codemasters NES Amiga Atari ST Sega Master System Prototype Xtreme Retro 1

Esto no es necesariamente malo, especialmente cuando nos referimos a un cartucho que ha demostrado su competencia dentro de un género tan concurrido como el de las plataformas.

La obra de Camerica sigue a pies juntillas las premisas de otros títulos coetáneos, apostando por una jugabilidad exigente que requiere algo de práctica y un control bien definido.

Big Nose the Caveman Camerica Codemasters NES Amiga Atari ST Sega Master System Prototype Xtreme Retro 2

Por tanto, las mejoras con respecto a otros competidores directos son más cuantitativas que cualitativas; incluso tras su paso por varios sistemas de mayor envergadura.

Técnicamente sigue cumpliendo holgadamente con su cometido, pues reproduce con cierta fidelidad el periodo Neandertal, con sus conceptos estereotipados y todos los clichés mundanos.

Big Nose the Caveman Camerica Codemasters NES Amiga Atari ST Sega Master System Prototype Xtreme Retro 3

Sin embargo, cabe destacar que su dificultad se antoja bastante elevada, pues con frecuencia intercala zonas muy exigentes que, al menos, sí resultan divertidas, para que no os frustréis demasiado rápido.

Big Nose the Caveman Camerica Codemasters NES Amiga Atari ST Sega Master System Prototype Xtreme Retro 4

Y es que, en esta época dominada por tanto Tuning y FPS, siempre es un placer reencontrarse con otro de aquellos programas que ofrecen un reto satisfactorio, e incluso permiten desconectar, durante breves minutos, de la cruda realidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.