BLASTEROIDS

En la historia de Atari, en la que aparecen numerosas empresas que se vendieron entre ellas el nombre comercial, brilló con luz propia, entre mediados y finales de los años ochenta, Atari Games.

Esta división de máquinas recreativas se consolidó cuando un empleado a punto de jubilarse le proporcionó la oportunidad de volver a estar en primera línea en la creación de videojuegos.

En esa época generó éxitos como Gauntlet, Super Sprint, Marble Madness… y Blasteroids.

Pero Blasteroids es un título raro en el catálogo de Atari Games, porque se basaba en el de otro juego de la época dorada de la marca: el clásico Asteroids.

Blasteroids prescinde de los perfiles minimalistas y vectoriales de su predecesor en favor de enormes e imponentes pedazos de roca digitalizada, que dan vueltas por el espacio.

Tu nave puede adoptar tres configuraciones distintas – desde lenta y consistente a rápida y larguilucha – y los ovnis dejan power-ups o poderes extra cuando los destruyes.

Pero ya no basta con sobrevivir: ahora tienes un medidor de energía que desciende cuando te propulsas o algo te impacta y, al llegar a cero, mueres.

Recibes un pequeño aumento de energía cuando superas un nivel, pero también debes encontrar los asteroides rojos que liberan cristales de energía cuando los destruyes.

Con los combates contra los jefes, los tipos de asteroide extra y un enfoque estratégico basado en mapas que te permite escoger tus batallas, por no mencionar el modo con dos jugadores en el que las dos naves se pueden acoplar para convertirse en una mega-nave con torreta, el resultado es un juego potencialmente excesivo que aplica todos los trucos de libro.

Sin embargo, Blasteroids nunca da esa impresión.

Sin duda es duro, pero te revela sus secretos poco a poco y te ofrece la posibilidad de que te acostumbres a ellos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.