BLASTO

Blasto Sony PlayStation Pixel Art

Hoy os traemos de regreso a Blasto, el cliente preferido de Llongueras, y un héroe intergaláctico dispuesto a todo con tal de salvar a nuestro querido planeta de una invasión extraterrestre.

Pero, ¿de qué va todo esto?.

Se trata, a grandes rasgos, de un juego de plataformas en plenas 3D en el que deberéis erradicar a cantidades ingentes de alienígenas, resolver los típicos puzzles y, ya puestos, socorrer a espectaculares doncellas.

410092-blasto-playstation-screenshot-video-screenss

Y todo ello sin despeinaros siquiera.

Fijad vuestro tupé, porque comienza la aventura.

410086-blasto-playstation-screenshot-blasto-s-ships

Asumiendo el rol del comandante Blasto, fornido héroe de profesión, deberéis cumplir una arriesgada misión: auxiliar al planeta Urano de unos invasores provistos de funestas intenciones que, además, pretenden destruir la Tierra mediante un agujero en la continuidad espacio-temporal.

410087-blasto-playstation-screenshot-blastos

Se dice pronto.

Así que, a pesar de la distancia, las fuerzas del orden deciden eliminar al problema de raíz y combatir a estos peculiares “marcianos” en su propio terreno, procurando minimizar los daños en nuestro ecosistema.

Tan sólo el bueno de Blasto está lo suficientemente cualificado – o desequilibrado, según se mire – para aceptar este cometido.

410107-blasto-playstation-screenshot-jet-packs

Que los dioses se apiaden de vuestra alma, y muy significativamente, de vuestro peluquin.

Como podéis comprobar, el argumento nunca fue candidato a ganar un Oscar precisamente, aunque, para ser justos, poco importa, pues el atractivo de este compacto radica en otros elementos.

¿Es Blasto un título divertido?.

Siendo francos, si.

Su mecánica simplista y los constantes desafíos que pondrán a prueba vuestra inteligencia auguran no pocas horas de sumisión al Pad.

410102-blasto-playstation-screenshot-pushing-the-green-crate-s

El hecho de que nos estemos refiriendo a un plataformas no lineal, bendecido por un mapeado realmente extenso, incrementa, además, las posibilidades de juego, y no os permitirá descanso alguno.

410108-blasto-playstation-screenshot-flying-with-the-jet-pack-s

Suena de fábula, pero, ¿es Blasto uno de aquellos programas que exprimen las portentosas capacidades de PlayStation?.

Definitivamente no.

Su realización técnica se puede calificar, en el mejor de los casos, de correcta.

Es cierto que permite un control relativamente fluído del personaje, y los efectos de luz cumplen a la perfección con su cometido.

410093-blasto-playstation-screenshot-a-power-ups

Pero no es menos cierto que los decorados se evidencian dolorosamente pobres, llegando a provocar, en ocasiones muy contadas, la sensación de espacio exterior que pretendió Sony Interactive.

410089-blasto-playstation-screenshot-game-starts

Entonces, ¿qué calificativo se merece Blasto?.

El mayor handicap del título que nos traemos entre manos es preciso buscarlo en su nula originalidad y la excesiva correción, sin mayores florituras, de una propuesta fallida.

Sin olvidar la extrema sencillez que destilan la práctica totalidad de escenarios.

410103-blasto-playstation-screenshot-platformss

Por fortuna, la inclusión de comentarios jocosos consigue paliar, al menos brevemente, esta carencia; y los chistosos invasores, rodeados de “tias buenas“, le inyectan agradecidos destellos de humor.

410095-blasto-playstation-screenshot-woman-trapped-inside-the-cage

Pero casi todos los esfuerzos son en vano, pues carecen de la capacidad de sorpresa tras la segunda partida.

En definitiva, Blasto bien podía haberse desmarcado de sus competidores gracias a una sugerente propuesta inicial, inteligente a la par de atractiva, pero sus creadores se quedaron en la mera anécdota.

Pese a ello, consigue entretener, y aún divertir, durante algún tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.