BLINX, AMO Y SEÑOR DEL TIEMPO

Gracias a su disco duro, XBOX podía ofrecer nuevas formas de juego que de otro modo no hubieran sido posibles, aunque ninguno de los desarrolladores le saco ningún partido digno de mención. Fue así hasta que apareció Blinx the Time Sweeper, el primer título que hacia uso del soporte de memoria añadido con otro fin que no fuera el de salvar la partida. Se trataba de un juego de plataformas, protagonizado por un gato creado por la misma gente que ideo el personaje de Sonic, con la peculiar habilidad de usar el tiempo a su favor. El principal atractivo de su desarrollo, era usar el tiempo como si de un vídeo se tratara, pudiendo de esta forma acelerar el paso del tiempo, grabar la partida para posteriormente volver a la misma zona, de modo que apareciesen dos protagonistas en pantalla, uno manejado por el personaje y el otro controlado por la máquina, que repetía la actuación que previamente había grabado el jugador. O incluso rebobinar la partida para escapar de posibles trampas sorpresas. A pesar de su atractivo y novedoso planteamiento, el juego no destacó demasiado en el catalogo de XBOX, quizá porque la base de sus usuarios no destacaba precisamente por su amor al género de las plataformas, o bien porque las plataformas ya no gozan del mismo reconocimiento que tuvieron durante la etapa de 8, 16, e incluso 32 bits, donde contaron con algunos representantes bastante notables. Sea como fuere, el juego contó únicamente con una continuación directa, y nunca más se supo del personaje. Aunque no sería descabellado presagiar un supuesto regreso en un futuro. El tiempo, nunca mejor dicho teniendo en cuenta al personaje al que nos referimos, tiene la última palabra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.