BLOOD LINES

Blood Lines Sony Radical Entertainment PlayStation PSX PSone Xtreme Retro Pixel Art

En la industria del videojuego, el extraño pájaro de la originalidad rara vez se posa.

Siempre que el pobre decide anidar, lo cazan, lo despluman y le añaden un par de polígonos tras sumar algún número a su nombre; después, retocan su imagen y lo presentan como una secuela.

Prueba de que el equipo de Radical Entertainment se pasó más de una noche en vela devanándose los sesos es que, en esta ocasión, podemos disfrutar con algo freco y original.

Blood Lines pertenece a ese tipo de programas que en un primer contacto resulta familiar, pero que se las ingenia para no parecerse a nada que habíamos visto hasta entonces.

Es una especie de deporte futurista, situado en un estadio en el que se encuentran entre dos o cuatro jugadores, y sólo uno de ellos puede salir victorioso.

Blood Lines Sony Radical Entertainment PlayStation PSX PSone Xtreme Retro 1

Su mecánica consiste en capturar banderas, lo que se traduce en pasar sobre indicadores de energía luminosa para que adopten el color de tu jugador y, así, hacerlos tuyos.

Por supuesto, la misión de tu contrincante consiste en machacarte con violentos placajes mientras estás por la faena.

Luego les toca a ellos activar las banderas, y mientras esperas tu turno.

Parece bastante sencillo y, en teoría, lo es.

Pero, en realidad, es como exponer tu enorme orgullo de jugador al hierro candente.

Prepárate, porque te va a doler la cara de tanto apretar los dientes, y vas a machacar el pad como esos amigos tuyos por los que sueles sentir compasión.

Blood Lines es frenético, y te mantendrá en vilo tanto como una navaja acariciándote la yugular.

La gran sensación de ritmo viene dada por la velocidad del juego: si eres hábil, puedes ganar una reyerta en menos de un minuto.

Sin embargo, al empezar, la impresión es más bien la de avanzar por una cuerda floja .

Aparte del comando de “finta”, cada botón del pad tiene una función y lleva un tiempo acostumbrarse a ellos.

En total, hay siete personajes para escoger, y otros tres por descubrir más adelante.

Blood Lines Sony Radical Entertainment PlayStation PSX PSone Xtreme Retro 2

Como cabría esperar, son los típicos tecno-deportistas, todos con sus estilos personales y ataques especiales.

Y todos los estadios, aunque de distinta construcción, presentan características comunes: las banderas, los puntos de power-up – donde se pueden conseguir armas, escudos y demás – y las plataformas de salto que te catapultan al aire.

Éstas son a la vez una bendición y un suplicio: te pueden encarrilar a lugares de difícil acceso, pero si calculas mal un salto puedes acabar a millas de distancia de tu oponente, lo que podría costarte el juego si es él quien detenta el control en ese momento.

Pasada la emoción inicial, pronto aborrecerás el modo individual, pero si te lanzas a la acción con cuatro amigos gracias al MultiTap, a Blood Lines aún le queda cuerda para rato.

Por desgracia, en ocasiones, los controles pueden resultar demasiado complicados, y a menudo se hace difícil determinar la posición de tus personajes en el espacio tridimensional, lo que dificulta el cálculo preciso de saltos y rebotes.

Sin embargo, si eres capaz de pasar por alto estos inconvenientes, aquí tienes un desmadre de juego, perfecto tras una noche de marcha.

EN SÍNTESIS

Acción intensa y rápida a rachas, pero poco más.

No obstante, el modo multijugador es magnífico.

No esperes gran emoción en el modo individual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.