BLOODY ROAR

Tras una larga espera pudimos disfrutar en el mercado europeo, gracias a la mano de Virgin, de este sugerente juego llamado Beast, que finalmente llegó a las tiendas con el sugestivo nombre de Bloody Roar.

Un título más que adecuado, dicho sea de paso, para la sangrienta creación de Hudson.

Además de Hudson, el juego había sido programado por dos compañías especializadas en el terreno de las máquinas recreativas, Eighting y Raizing, que se encargaron de la conversión del programa a su versión arcade, llamado Beastorizer.

Menudeces aparte, Bloody Roar es otro juego de lucha tridimensional, de una calidad general impresionante y una mecánica exquisita, que resulta una magnífica mezcla de títulos como Tekken 2, Fighting Vipers, Virtua Fighter y hasta Street Fighter II.

Combos al estilo Virtua Fighter o Tekken, golpes especiales similares a los de Street Fighter II y paredes con las que estampar la cara de nuestro oponente son algunas de las muchas características de la arrolladora jugabilidad que atesora el título.

El engine 3D utilizado por Hudson para poner en escena la tremenda cantidad de polígonos que Bloody Roar mueve es casi tan bueno como el empleado por Namco en Tekken 2, ya que si bien los polígonos no están tan suavizados como en Soul Blade, el número de frames por segundo a los que se mueven se encuentra cercano a los 40.

La principal novedad del juego radica en el sistema de transformaciones en bestia que cada uno de los 8 personajes posee.

De tal manera, podemos comenzar el combate como humano, y una vez metidos de lleno en la lucha, y si nuestra barra de energía reservada para el modo Beast nos lo permite, pulsar el botón correspondiente para transformarnos en hombre lobo, tigre, león, etcétera.

Una vez transformados, el botón asignado para tal fin se convierte en un golpe más, que podemos utilizar en combos o para realizar algún que otro movimiento especial.

Aunque en principio esta idea nos pareció un tanto extravagante, ya que los pocos juegos que ofrecían posibilidades similares no resultaron especialmente atractivos, en Bloody Roar han sabido mezclar una rápida mecánica de juego con inmensos luchadores transformados.

Uno de los elementos más sorprendentes que han sido añadidos al juego y que pocos arcades en 3D poseen es el factor gore, que aunque no tan exagerado como en Mortal Kombat II es bastante tangible: increíbles chorros de sangre saldrán despedidos del cuerpo de nuestro rival a base de nuestros “garrazos” para estrellarse en las paredes o el suelo del escenario.

Hudson logró con este Bloody Roar acercarse en extremo al rey de la lucha en 3D, Tekken 2, y ofrecernos una sugerente alternativa al juego de Namco… hasta la salida del insuperable Tekken 3.

LUCHANDO A LO BESTIA

La novedad más sorprendente y el motivo del título de Bloody Roar es la capacidad de los luchadores para convertirse en bestias, híbridos entre animal y ser humano.

Cada uno de los luchadores se transforma en un animal diferente, desde el típico hombre lobo, hasta un descomunal tigre.

Aquí podéis observar a los dos luchadores en su estado normal.

La barra de Beast se encuentra activable.

Con una explosión de light sourcing y demás efectos, los personajes se transforman en milésimas de segundo.

Finalmente aparecen los dos personajes en su estado híbrido.

Ahora, el botón para transformarse sirve de golpe nuevo.

INDISCUTIBLE CALIDAD

A primera vista se puede comprobar fácilmente la calidad y solidez que posee el engine 3D utilizado para mostrar en pantalla una gran cantidad de polígonos.

Los efectos de luz, especialmente en el momento de la transformación en bestia, están a la orden del día.

No resulta aventurado, por tanto, afirmar que la calidad general de Bloody Roar era sólo comparable a la del inimitable Tekken 2.

PERSONAJES

Cada uno de los personajes del juego posee un característico estilo de lucha.

Entre los más conocidos se encuentran el Wrestling – gorila -, el Kung Fu – tigre -, el Ninjitsu – topo – y hasta las artes marciales militares – león -.

ART GALLERY

Esta es una de las múltiples opciones que pueblan el gigantesco menú de Bloody Roar.

En ella podremos ver en alta resolución diferentes dibujos, posters, bocetos y hasta personajes diseñados pero no incluídos en la versión final del juego.

Además de los típicos modos Vs, un utilísimo Practice, Survival, Time Attack, etcétera, una de las opciones más interesantes del juego es la llamada Bonus ModesOmake en Japón -, que nos dará acceso a diversos trucos, escenarios ocultos, nuevos personajes y demás opciones extrañas según vayamos acabándonos el juego y superando los récords del Survival y Time Attack.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.