BRAM STOKER’S DRACULA

Grácias al aclamado largometraje dirigido por Francis Ford Coppola, Drácula volvió a recuperar la cima de su popularidad.

De hecho, fue tan vitoreado el film del excelentísimo cineasta norteamericano, que no tardó en ser adaptado al terreno de los videojuegos, siendo la entrega de Super Nintendo y Mega Drive la que aquí nos ocupa.

Un cartucho que recopila tanto a personajes como algunas de las escenas más enigmáticas protagonizadas por el carismático vampiro, magistralmente interpretado en la gran pantalla por el célebre Gary Oldman.

Y es que dicha versión resulta, comparada con las anteriores películas, aquella que mejor se ajusta a la novela original escrita por el insigne Bram Stoker.

En su enmarañada trama se describe al Príncipe de las Tinieblas como un ser atormentado a causa de la muerte de su amada.

El mismo sujeto, descendiente de un noble y ancestral linaje, que años más tarde conocerá al imberbe Jonathan Harker, un inexperto agente de propiedad que viajará al solemne castillo con la firme intención de cerrar un trato inmobiliario.

Sin embargo y muy a su pesar, durante su tortuosa estancia no tardará en descubrir el desmesurado placer por la sangre que experimenta su venerable anfitrión.

Con tan funestos pensamientos rondando en su confusa mente, el sufrido héroe regresará a Londres a fin de buscar cobijo entre los brazos de su prometida, la tierna y dulce Mina.

Tristemente, el pérfido vampiro también ha fijado su atenta mirada sobre esta joven y pudorosa mujer, por lo que atravesará el vasto mar que les separa con el propósito de hacerla suya eternamente.

Por fortuna, no todo está perdido, pues en su arduo periplo el bueno de Jonathan consigue establecer contacto con el eminente Doctor Van Helsing, quien ajeno a estas y otras pasiones nacidas del corazón, buscará con ahinco clavar una estaca en el mismo órgano del temido antagonista.

Y así, ambos personajes se unirán en una fatigosa persecución sin tregua que les llevará hasta los dominios del Conde Drácula, situados en el seno de la sombría tierra de Transilvania.

Con este atractivo planteamiento, los usuarios se enfrentarán a una discreta aventura en la que deberán recorrer diversos laberintos, repletos a su vez de incontables pasadizos secretos.

Aunque para simplificar un poco el desarrollo, una llamativa flecha indicará la dirección a seguir en casi todo momento, conduciendo al afanado jugador al término de cada nivel, que vendrá marcado por las múltiples metamorfosis del sanguinario vampiro, la imagen de cualquier otro individuo que habite el castillo, o incluso una simple y sombría puerta.

Huelga decir que este programa se ciñe con holgura al clásico desarrollo que Psygnosis le imprimía a la práctica totalidad de sus creaciones por aquel entonces.

Respecto al cartucho, es técnicamente correcto en el mejor de los casos, aunque con relativa frecuéncia puede resultar un tanto monótono.

Pese a ello, no es menos cierto que atravesar tétricos escenarios con el noble objetivo de aniquilar al Señor de la Noche Eterna proporciona una sensación única, y ciertamente especial.

En definitiva, nos encontramos frente a un ordinario arcade de aventuras que, sin excesivas pretensiones, consigue adaptarse con maestría al incombustible largometraje dirigido por el estadounidense Ford Coppola.

Y esta es precisamente su mayor virtud.

Por último, aquellos que deseen profundizar sobre esta macabra versión del clásico, podrán hacerlo desde el siguiente enlace.

 EL DOCTOR VAN HELSING

Entablar conversación con el compañero de fatigas de Jonathan resulta imprescindible para que la puerta de salida se materialice.

Sumado a esto, merece la pena destacar que siempre existe algún valioso objeto próximo a su persona.

PARA AFIANZAR EL PROGRESO

Las antorchas permitirán al valeroso protagonista volver al mismo punto, previa defunción del héroe, sin necesidad de repetir todo el extenso recorrido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.