BRAVO AIR RACE

Normalmente los juegos de aviones se ajustan a la mecánica de solventar misiones de combate, pero Bravo Air Race se desmarca ofreciendo un apasionante simulador de carreras que bien merece la pena recordar.

Aunque la apuesta de XING pueda parecer arriesgada en un principio, esta forma de enfocar el título resulta refrescante y, sobre todo, original.

Dicho lo cual, en Bravo Air Race no sólo deberás tener en cuenta el trazado de las curvas.

El suelo y una barrera invisible en las alturas también tendrán que ser tomadas en cuenta si queremos obtener un buen puesto en la clasificación.

Los diez aviones que se pueden elegir al principio, y los dos que permanecen ocultos, están basados en modelos reales.

Desde un biplano, pasando por los míticos Zero, Spitfire y Messerschmitt, hasta un F-16 y un F-117 Stealth, están representados con la máxima fidelidad.

No sólo se ha tenido en cuenta su diseño, sino también las prestaciones y el manejo se han reflejado de forma fidedigna.

La sensación de velocidad en los cuatro circuitos también está bastante conseguida, sobre todo cuando nos adentramos en un túnel, aunque sin superar a títulos como Rage Racer o Wipeout 2097.

Y el modo para dos jugadores, a pantalla partida, resulta bastante divertido sin que apenas se note la menor velocidad del juego.

Sin embargo, Bravo Air Race carece de algo esencial para un título perteneciente al género: la posibilidad de disputar un campeonato no entraba dentro de las pretensiones de sus creadores.

Por tanto, lo único que haremos será disputar una carrera y salir de nuevo a la pantalla de presentación para ir a otro circuito.

Este es un detalle que podía haber alargado la vida del juego de una forma considerable, pero mal nos pese, tan sólo podremos disfrutar con dos nuevos aviones, ya que tampoco hemos descubierto que haya algún circuito más en el CD.

AVIONES OCULTOS

Tras terminar los cuatro circuitos entre los tres primeros puestos de la carrera con el mismo avión, bastará terminarse un solo circuito – el primero es el más recomendable – con el resto de aeronaves y aparecerán un F-16 y el F-117 en la pantalla de selección.

Ahora sabrás lo que es la velocidad.

CIRCUITOS

Bravo Air Race cuenta con cuatro circuitos que han sido diseñados de manera que el jugador se vaya familiarizando con el control del avión.

Canyon, un revoltijo de curvas y desniveles, es el mejor reto para los pilotos que sean más hábiles.

PARA QUE NOS ENTENDAMOS…

Sensación de velocidad, variedad en los modelos a elegir y el diseño de los cuatro circuitos, con una dificultad creciente y dos aviones ocultos, son la mejor baza de Bravo Air Race.

Pero una modalidad de campeonato y un mayor número de circuitos habrían asegurado una vida más larga al juego.

EN SÍNTESIS

El diseño de los aviones es impecable, y los circuitos están repletos de detalles sin que apenas se pierdan polígonos.

El efecto de velocidad, sobre todo con el F-16, también resulta increíble en algunos trazados del juego.

Respecto a los temas compuestos para Bravo Air Race, sin llegar a destacar demasiado en ningún momento, guardan el indiscutible sello de punteos desgarrados y melodías desenfadadas típicas del género de la velocidad.

Y como era de esperar, se ha tenido especial cuidado en dotar a cada aeronave, aunque sea de modo aproximado, con el peculiar sonido de sus motores; pero el efecto se pierde un tanto al no alcanzar un volumen excesivo.

Por último, conviene recalcar que Bravo Air Race es un título divertido, en especial cuando aprendes a controlar el avión sorteando los trazados con soltura.

Pero la falta de un modo campeonato deja un tanto desangelado a un juego que, ante todo, podía haber ofrecido más.

PROS Y CONTRAS

Brillan con luz propia la mecánica del juego y, por supuesto, el diseño de los aviones.

Lástima que no se hayan molestado en incluir una modalidad de campeonato.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.