BUBBLE AND SQUEAK

Hubo un tiempo en que existían juegos con sólo cuatro megas, que hicieron las delicias de los aficionados a las plataformas.

A este género, de escasa repercusión dentro del actual mercado del videojuego, pertenece el título que nos ocupa.

Su nombre es Bubble and Squeak, y seguro que todavía provoca algún comentario entre los incondicionales de Mega Drive, e incluso del Amiga.

En un enclave remoto, en otra dimensión, un chaval llamado Squeak está dispuesto a iniciar una peligrosa aventura.

Deberá ayudar a su apreciado amigo Bubble, el Chiclesaurio, para que pueda liberar a sus parientes, que han caído en las redes de los temibles cazadores furtivos de este planeta.

A pesar de haber sido distribuido por Sunsoft, Bubble and Squeak es un título realizado por la compañía inglesa Audiogenic, especialmente conocida por sus creaciones en el sector del PC y Amiga.

En cualquier caso, este cartucho constituye una sabia mezcla de los clásicos juegos de plataformas salpimentados con puzzles, una curiosa fusión que por aquel entonces ya podía observarse en lanzamientos del calibre de The Humans, Bubba ‘N’ Stix o Lost Vikings.

Para llegar al final de cada fase deberemos utilizar la inestimable ayuda de Bubble, que nos permitirá acceder a sitios de otro modo inalcanzables, aunque al mismo tiempo tendremos que ayudarle a llegar al final del nivel.

Ahí radica, precisamente, la dificultad del juego, ya que no tiene la misma maniobrabilidad que nuestro personaje.

Por tanto, pese a seguirnos por todos los rincones del mapeado, no puede saltar alto, ni siquiera subirse a los ascensores por sí mismo.

Aunque uno de los principales vicios de Bubble es el chicle y, si le damos uno, se pondrá tan contento que nos dejará trepar por encima de él, logrando un impulso fundamental para alcanzar nuestro objetivo.

Este juego que, como decíamos, sólo cuenta con cuatro megas, tiene la friolera de cuarenta y tres fases, divididas en distintos mundos.

A pesar de su carencia de megas, el cartucho es enormemente jugable y divertido, puesto que su diversidad de acciones resulta asombrosa.

Algunos niveles están pensados de una forma maquiavélica, y necesitaremos de toda nuestra paciencia para llegar hasta el final.

Además, el agua, que va inundando la mayoría de los escenarios, amenaza con ahogarnos.

Estamos, por tanto, ante un título fácilmente recomendable, que hará las delicias entre todos los amantes del género.

BURBUJAS DE DIVERSIÓN

Bubble and Squeak constituye una magnífica apuesta de una compañía, Audiogenic, especialmente conocida por sus creaciones para PC y Amiga.

Con este título, que representa una edulcorada fusión entre los géneros de puzzle y plataformas, el grupo inglés ha acertado de pleno.

Su gran variedad de fases y una jugabilidad sin límites aparentes, pese a sus escasos cuatro megas, aseguran la diversión a todos los aficionados.

Una gran apuesta para el entretenimiento que ningún usuario de Mega Drive debería pasar por alto.

EN SÍNTESIS

En lo visual destacan el colorido de los fondos y la animación de los sprites, aunque los decorados se repiten con demasiada frecuencia.

Alegres melodías inundan todo este magnífico juego, pero hay escasa variedad de músicas para tantas fases.

Los sonidos, por su parte, resultan simpáticos y están bien realizados, sobre todo, los efectos de los patos; si bien, el resto de efectos sonoros son bastante simples.

Por último, conviene destacar que la unión de puzzle y plataformas es tan afortunada como divertida, y que todos los niveles se pueden superar pensando un poco.

MUY TENTADOR

Afirma un dicho popular que en el tarro más pequeño se guarda la mejor confitura.

Pues bien, Bubble and Squeak es un claro ejemplo de esta aseveración.

Un juego sorprendente y divertido como pocos, y con un número de niveles suficiente para entretenernos durante largos días.

Estamos ante un cartucho atractivo, que pocos recordarán en la actualidad pero que, sin embargo, llegó dispuesto para arrasar en Mega Drive.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.