BUBBLE SYMPHONY

En los albores del 1.997 se hicieron públicas las primeras imágenes referidas a la adaptación de PlayStation sobre el segundo arcade basado en la serie Bubble Bobble, conocido popularmente como Bubble Bobble 2 en su versión producida por Virgin, y cuya programación corrió a cargo del célebre equipo inglés.

Huelga decir que el juego era rematadamente bueno, aunque por alguna razón incomprensible relacionada con el marketing y las licencias, el proyecto cayó en el olvido, para triste infortunio de incontables aficionados.

Felizmente, apenas un año más tarde llegó desde Japón una novedosa adaptación, aunque para la ocasión concebida para Saturn, que además respetaba el nombre de la coin-op original, Bubble Symphony, y cuya mejor carta de presentación consistía en haber sido programado y producido por VING SAPPORO, artífices de otra gloriosa conversión sobre un añorado arcade de Taito, el legendario Elevator Action Returns.

Con más de cien fases y un desarrollo heredado del primer Bubble Bobble, el principal añadido de esta segunda entrega con respecto a su antecesor consiste en la posibilidad de elegir a un mayor numero de dragoncitos diferentes, cuatro en total, sean Bub, Bob, Kululun y finalmente Cororon.

Dos chicos y dos chicas para ser más exactos, cada uno de ellos dotados de diferentes habilidades físicas, acordes a las necesidades de cada usuario.

La otra novedad es preciso buscarla en la opción de elegir fase entre dos posibles, una vez derrotado cada jefe de nivel, existiendo un total de diez final bosses.

Esto se traduce en que resulta posible completar el título de forma reiterada visitando fases nuevas en cada ocasión.

No obstante, es preciso recalcar la necesidad de localizar el paradero de hasta cuatro llaves secretas, cuya posesión dará acceso a la última parte de la aventura; de otro modo, habrá que conformarse con un breve e insípido final.

Sea como fuere, el título que nos ocupa rebosa colorido y está repleto de detalles de buen gusto, y resulta además adictivo y jugable como pocos.

Y así, Bubble Symphony deja patente la maestría de VING SAPPORO a la hora de concebir adaptaciones de míticos arcades para Saturn.

En cualquier caso no es oro todo lo que reluce, pues la triste realidad es que sus juegos carecían de distribuidor oficial en los mercados occidentales, algo lamentable en vista de su evidente calidad.

Aún así, la popularidad creciente cosechada por estos simpáticos dragoncitos, en parte posible gracias a las numerosas entregas de la saga Bust – A – Move, lograron que Europa volviera la mirada sobre esta memorable creación, que tan hondo caló entre los afortunados usuarios de Saturn adeptos a la franquicia.

VING SAPPORO, LA COMPAÑÍA ENCARGADA DE OBRAR EL MILAGRO

Con el recuerdo aún fresco en la retina del añorado Elevator Action Returns, los poseedores de Saturn pudieron disfrutar de este clásico recreativo de Taito en su consola de 32 bits.

Todo por cortesía de la empresa nipona VING SAPPORO, cuya maestría queda fuera de toda duda.

TODO UN UNIVERSO LLENO DE REFERENCIAS A TAITO

Basta con jugar escasos minutos para llegar a la inequívoca conclusión de que Bubble Symphony resulta en sí mismo un agradecido tributo a la trayectoria de Taito, con vastos mundos que recuerdan poderosamente a la saga espacial Darius, pasando por otros que recrean el singular universo de Kikikaikai Ninja – un exquisito shoot’em up disponible para Super Famicom programado por NATSUME, y conocido por estos lares con el sonoro nombre de Pocky & Rocky -.

No podían faltar las fases basadas en el legendario Space Invaders.

Por si fuera poco, entre los personajes secundarios del juego aparecen otros grandes héroes de Taito, tales como el simpático Kiwi protagonista de The New Zealand Story.

Ahí es nada.

NOSTALGIA POR LO RETRO

Para bien o para mal, la fase inspirada en los Space Invaders consiguió hacer asomar más de una lágrima a quien esto suscribe – una auténtica momia del sector, para qué vamos a negarlo – y que en no pocas ocasiones se nutre de la pura nostalgia.

POMPA POR AQUÍ, POMPA POR ALLÁ

Como cabía esperar, las pompas se descubren como el mejor arma disponible para enfrentarse con ciertas garantías a los numerosos seres que habitan cada recoveco del juego.

LOS TEMIDOS FINAL BOSSES

Los hay de todo tipo y pelaje, aunque para dar buena cuenta de ellos será necesario recurrir a poderes especiales, tales como el agua o el rayo.

QUÉ RICURA

A lo largo del desarrollo abundan las pantallas de presentación con un acentuado estilo “Super Deformed“, que algunos denominan “Cute“.

Todas ellas, eso sí, con un claro diseño manga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.