CABAL

Cabal TAD Corporation Arcade Coin Op Taito Amiga Amstrad CPC Commodore 64 ZX Spectrum PC NES Famicom Shooter Pixel Art Xtreme Retro

A finales de la década de los ochenta, un salón recreativo no era merecedor de ese nombre si no contaba en su catálogo con esta mítica explotation de Rambo.

gfs_37205_2_2_mid

Tenían que ser los japoneses.

gfs_37205_2_6_mid

En aquella década se había impuesto un tipo de héroe de acción muy concreto.

gfs_37205_2_11_mid

Tipos solitarios con cargadores que nunca se terminaban y que desayunaban cosas que harían vomitar a una cabra.

gfs_37205_2_15_mid

Así nace en 1.988, de la mano de TAD Corporation, un arcade cuya razón de ser es la destrucción lúdica.

gfs_37205_2_26_mid

Ya había juegos anteriores con supersoldados que se enfrentaban a decenas de enemigos, pero en Cabal encontramos un atractivo añadido: los escenarios se destrozan bajo el fuego de nuestras armas y granadas.

gfs_37205_2_28_mid

Y lo mejor es que nos premian por ello.

gfs_37205_2_31_mid

El título resulta tan sencillo como disparar y esquivar hasta que la barra inferior esté llena, y entonces saltaremos a la siguiente área – cinco niveles en total con cuatro zonas en cada uno -.

gfs_37205_2_30_mid

Y al final de la última fase, un final boss hipertecnológico.

gfs_37205_2_32_mid

El juego gana mucho en compañía, por los clásicos piques de conseguir las mejores armas que caen del cielo para así poder destruir más y mejor, y sumar más puntos que el compañero de turno.

gfs_37205_2_36_mid

Aunque la versión original usaba trackball y dos botones, lo normal era encontrar una versión “no oficial” que utilizaba joystick y tres botones – el tercero para dar volteretas, algo que se hacía usando el trackball hacia abajo y un lado -.

gfs_37205_2_37_mid

TAD creó un exitazo a base de simpleza.

UN PEQUEÑO FRAGMENTO AUTOBIOGRÁFICO

Cuando el que suscribe iba al colegio y llegó el mes de junio – dicho de otro modo, cuando se eliminaron las clases por la tarde -, pasaba cada día por el salón recreativo de mi ciudad para echar unas partidas a Cabal.

gfs_37205_1_1_mid

Iba antes de que abriese dicho salón porque sabía que, de no hacerlo, tendría que soportar una cola considerable.

… Y EL REALISMO SALTÓ POR LA VENTANA

No tenemos ni idea de quién ni por qué metió un submarino en esa piscina, pero cumple con su papel de final boss.

gfs_37205_2_16_mid

gfs_37205_2_17_mid

ODIOSO

Uno de los final bosses más insufribles con los que nos hayamos topado, que para colmo marca el camino de uno de los finales más pochos de la historia.

gfs_37205_2_39_mid

gfs_37205_3_1_mid

gfs_37205_3_2_mid

gfs_37205_3_3_mid

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.