CAPCOM VS. SNK: MILLENNIUM FIGHT 2000

Aunque la serie de King of Fighters nunca llegó a alcanzar el empuje que Street Fighter prometía, el concepto que subyace bajo Capcom Vs. SNK: Millennium Fight 2000 sigue siendo comprensible: los dos principales desarrolladores de juegos de lucha en 2D han seleccionado lo mejor de sus elencos para enfrentarlos entre sí.

No se trataba del primer juego de la serie, pero sí era el primer arcade, una plataforma en la que, por supuesto, el título se sentía como pez en el agua.

La gran decisión fue adoptar el sistema de control de SNK, de cuatro botones – puñetazo ligero/fuerte, patada ligera/fuerte –, en lugar de los seis botones usados por los juegos de Capcom; pero el sistema de colisión y la física se parecían mucho a Street Fighter, así que se trataba más de un híbrido que de una elección.

Pero los desarrolladores rivales no se quedaron atrás: al principio del juego era posible escoger la opción, Capcom o SNK, y ello afectaba al tipo de superataques que los personajes podían realizar.

Existía incluso una nueva y exclusiva estructura de lucha: una batalla de equipos en la que el jugador debía seleccionar sus componentes, y cada personaje tenía un número de nivel – Cammy era ratio 1, por ejemplo; Ryu y Terry Bogard, ratio 2; Rugal 3, y Akuma o Iori, 4 -.

Era una forma de táctica de combate en equipo mucho más obvia que las de otros juegos, y permitía que los usuarios declarasen sus intenciones antes de empezar.

¿Hace falta decir que bajo todas estas capas se escondía un brillante juego de lucha?.

Uniendo lo mejor de cada casa, con un refrescante preciosismo en sus personajes y sistemas, Capcom Vs. SNK: Millennium Fight 2000 es una de las mejores entregas de la serie.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.