CARNAGE HEART

En Japón, Carnage Heart supuso toda una revolución y un auténtico fenómeno para los fanáticos de los juegos de estrategia.

Tras obtener parecidos resultados en los EE.UU. llegó finalmente a nuestro país…

Dicho lo cual, la acusación que deben soportar la gran mayoría de títulos de estrategia es la de que son casi siempre iguales.

Pues Carnage Heart no es igual, pero sí una variación más del clásico juego de estrategia en el que preparamos todo para la batalla pero no participamos durante la acción de la misma.

Tablero organizado en celdillas, movimientos por turnos, dos bandos con sus respectivas bases, creación, perfeccionamiento, distribución y abastecimiento de tropas y otras tantas peculiaridades conforman el clásico esquema del género.

Para salir un poco del enorme maremagnum de cifras y datos que suelen acompañar a este género, Carnage Heart nos ofrece una visión en 3D de la batalla y la posibilidad de elegir entre multitud de tomas distintas.

Cuando la acción se prolonga en el tiempo o se producen muchos combates seguidos, esta fórmula para seguir las reyertas puede llegar a ser absolutamente cargante.

Es algo de lo que prescendirían los amantes de los simuladores y que no terminarán de agradecer los incondicionales de los juegos de acción.

Pese a esta opción, técnica y gráficamente es bastante elemental aunque resultan encomiables los diferentes diseños que podemos hacer con nuestros robots.

También hay que decir que estos no son los apartados fundamentales de un juego de estrategia.

En lo importante, su jugabilidad, es un título con muchas posibilidades.

La dificultad está bien ajustada, tiene una duración enorme y muchísimos elementos que condicionan la acción y de los que tendremos que estar pendientes.

Si no decidimos darle la opción auto, sólo programar la inteligencia de nuestros robots a placer puede llevarnos meses y horas de pruebas de laboratorio.

El impresionante abanico de posibilidades para crear nuestro diseño de inteligencia artificial es el apartado que hace de Carnage Heart uno de los títulos más sugerentes para los aficionados a estrujarse el seso.

DISEÑO OKE

Para construir un OKE – un robot militar – deberemos atender a muchos elementos.

Aunque cada cosa tiene su misterio, la más compleja e importante es la conducta del OKE en ataque.

Esa es la gracia de todo este gran invento.

TIENDA

Para que nuestros diseños tengan lo mejor de lo mejor deberemos irnos de tiendas con cierta frecuencia.

Además de compras, podremos invertir en investigación, en mejoras de productos y sacar información del enemigo.

IDIOMA

El juego nos llegó traducido a nuestro idioma.

Todo un detalle que agradecerán los aficionados al género, y también supone una buena ayuda.

INTELIGENCIA

Diseñar la estrategia de ataque de nuestros robots es uno de los mayores retos de este programa.

VERSUS

Podéis competir contra los diseños de un amigo en un montón de modalidades distintas.

EN SÍNTESIS

En lo visual, los gráficos son bastante elementales, las batallas tienen varias perspectivas y los robots cuentan con un diseño interesante.

Por lo demás, no se han roto mucho la cabeza los músicos, y el resultado es un tanto desangelado y sin ningún carácter épico.

Tres cuartos de lo mismo referido a los sonidos: están bien, pero no son todo lo espectaculares que uno podría desear.

Sin embargo, no es menos cierto que para los amantes de los juegos de estrategia puede resultar muy interesante y con muchas horas de vida.

Además, conviene recordar que Carnage Heart nos llegó con un poco de retraso, y pronto le tocó competir con títulos como Warcraft 2 o Syndicate Wars.

Aunque vistosas, las batallas son demasiado largas como para resultar atractivas a los puristas del género.

Y cuando se suceden varios enfrentamientos, la cosa resulta cargante.

PROS Y CONTRAS

Conviene destacar, una vez más, las grandes posibilidades como juego de estrategia… aunque las batallas, como decíamos, son demasiado largas para el género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.