CASTLEVANIA: DAWN OF SORROW

Presumiblemente, el subtítulo se eligió debido a que Dawn of Sorrow fue el primer juego de la saga vampírica en publicarse para DS.

Hereda la mecánica del mejor Castlevania para Game Boy Advance, Aria of Sorrow, y continúa su argumento donde se quedó.

Así pues, algunas décadas en el futuro – concretamente, un año después de aquel intento fallido de Drácula por dominar el mundo -, el héroe de turno, Soma Cruz, sigue intentando desafiar a su destino como reencarnación del temible vampiro.

Pero eso no resulta sencillo cuando existe un puñado de adoradores de las tinieblas que pretende sacrificarte, para que su bienamado Señor Oscuro regrese de nuevo.

Un pretexto tan válido como cualquier otro para que surja un equilibrio perfecto entre las plataformas y la exploración.

Por fortuna, la retorcida topografía del castillo de Drácula sigue siendo una de las grandes estrellas del programa; la otra es el sistema de Alma Táctica, que se recupera del anterior Aria of Sorrow y parece encontrarse realmente como en casa dentro de la DS.

Esto se debe a que la mecánica del juego asume un mayor protagonismo, gracias a la facilidad con que los usuarios pueden intercambiar almas utilizando las capacidades inalámbricas de la portátil.

Claro que también pueden variar entre diferentes configuraciones de alma con mayor facilidad, y acceder rápidamente a distintas habilidades cuando es necesario.

El nuevo sistema de Sello Mágico permite utilizar el puntero para derrotar a los enemigos principales, y también abundan los puzzles para la pantalla táctil.

El empleo de un estilo visual renovado y más accesible supone otra concesión al mercado de consumo de los juegos de plataformas, y ha sido criticado por algunos jugadores veteranos.

En cualquier caso, a Dawn of Sorrow le siguen otras entregas para DS, pero este sigue siendo el Castlevania original y uno de los mejores en el dispositivo portátil de la doble pantalla de Nintendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.