CASTLEVANIA: RESURRECTION

Con éste artículo doy comienzo a una nueva sección que trata de recuperar del olvido algunos títulos que nunca vieron la luz y han caído en el más profundo de los olvidos. La gran expectación que giraba alrededor de la nueva consola de SEGA, la prometedora Dreamcast por aquel entonces, hizo que muchas compañías se decidieran a programar para ella, entre las cuales no podía faltar la inigualable Konami, que había conquistado un gran prestigio con su último lanzamiento para la plataforma PlayStation con uno de sus títulos más largamente recordados, Metal Gear Solid. Se optó por transladar a la blanca de SEGA una de sus sagas más queridas y emblemáticas, que no es otra que Castlevania, con el sobrenombre de Resurrection. Pero la mala racha de Dreamcast hizo que pronto Konami descartara el proyecto, privando a la consola del que era uno de sus juegos más esperados. Por fortuna, el trabajo realizado por la compañía no fue en vano, ya que aprovecharon las bases para la continuación de la serie, que sí vería la luz en los circuitos de PlayStation 2, con el debido cambio argumental, de personajes, y las necesarias mejoras del entorno gráfico. Poca información se tiene de Castlevania: Resurrection, salvo que iba a estar protagonizado por Sonya Belmont, quien ya hizo su aparición en Castlevania Legends de Game Boy, y otro Belmont que respondía al nombre de Victor. Los enemigos a batir eran los típicos de la saga, y el castillo de Drácula ya estaba por aquel entonces realizado en unas perfectas 3D, con un desarrollo salpicado de acción. Y es que contaba con todos los elementos para ocupar un lugar de honor en una gran saga de gran renombre.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.