CENTIPEDE

Conquistar al público femenino ha supuesto desde hace décadas un reto especial para los desarrolladores de juegos, que se han visto obligados a exprimir en mayor medida su imaginación tratando de dar con un producto que gustara por igual a novias, madres, hermanas, y mujeres en general.

Esto se consiguió en cierto modo con el famoso título de Los Sims, uno de los mayores éxitos de Will Wright, si bien mucho antes que este otros programas supieron ganarse con holgura el favor incondicional de una joven generación de jugadoras, además de los consabidos varones asiduos al medio.

No en vano, aunque escasas en número, a principio de la década de los ochenta las mujeres también se contaban entre las filas de los aficionados a los videojuegos.

Y esta afirmación bien podía extenderse hacia los programadores del momento, que dispusieron de la participación de algunas féminas de prodigioso talento.

Una de ellas era Donna Bailey, que bien puede considerarse como la primera mujer en labrarse un gran prestigio y reputación en la industria de los videojuegos.

Por aquel entonces Ed Logg, el “padre” de Asteroids, buscaba con ahinco un nuevo título que se alejara significativamente del concepto de juego de Space Invaders, cuya proliferación resultaba más que evidente.

Con este propósito se entretuvo investigando en las distintas libretas y anotaciones que encontró dispersas por Atari, hasta que entusiasmado dio con un concepto que le brindó una nueva idea.

El término en cuestión que acicateaba su mente era el de “bug shooter“, de modo que pensó que podría repetir un nuevo éxito si en lugar de disparar a los invasores del espacio los jugadores hicieran lo propio con algunos poco amigables insectos.

Tan animado estaba con esta idea que presto se dispuso a trabajar en las primeras líneas del programa.

Y llegado a este punto, su camino se cruzó con el de Donna Bailey, una informática que había prestado sus servicios a General Motors como analista, y que había sido recientemente contratada por Atari para formar parte del equipo de este célebre desarrollador de videojuegos.

Cuando Logg se encontraba próximo a dar por finalizado su nuevo trabajo de Bug Shooter, Donna intervino aconsejando diversos cambios que derivarían en el conocido Centipede, un arcade donde el cometido del jugador pasaba por eliminar a un molesto cienpiés decidido a bajar hasta el inferior de la pantalla a cualquier precio.

Para ser justos, es preciso decir que Centipede es en realidad el resultado de la colaboración entre Ed Logg y Donna Bailey, pues atribuir el mérito del trabajo a uno u otro serían meras conjeturas, dado que se desconoce con certeza hasta qué punto pertenecen cada uno de los detalles del juego a los distintos programadores.

En cualquier caso, no resulta aventurado asegurar que la culpable de los diferentes colores pastel, así como de un movimiento más suave, que incluso ha llegado a tildarse de sensual, es en realidad la señorita Bailey, cuya contribución a este nuevo éxito se antoja inestimable y de vital importancia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.