CHRONICLES OF RIDDICK: ESCAPE FROM BUTCHER BAY

Los títulos de Chronicles of Riddick nos obligan a replantearnos el término “juego de rol”.

¿Tiene que referirse forzosamente a un juego de búsquedas, estadísticas y tiradas de dados, o puede ser cualquiera que difumine la línea entre el afanado jugador y el personaje?.

En cualquier caso, te sentirás más próximo a Richard Riddick que a la mayoría de avatares; algo que resulta un tanto problemático, ya que se trata de un psicópata.

De hecho, Chronicles of Riddick: Escape from Butcher Bay supuso una auténtica colaboración entre la estrella de cine – Vin Diesel -, la productora – Tigon Studios – y el desarrollador – Starbreeze Studios, afincado en Suecia -.

Se anticipó a la película Pitch Black y cuenta con una historia original que no sólo resulta fiel al universo que se mostró en la gran pantalla, sino que abundan referencias al mismo dentro de ella.

Averiguamos que la infernal prisión de Butcher Bay es donde los ojos de Riddick “recibieron su brillo”, otorgándole esa importantísima visión nocturna.

Y allí se labró, precisamente, su reputación como el preso más peligroso de la galaxia.

Menudeces aparte, hay muchos factores que se unen para hacerte sentir como este criminal, llamado a convertirse en una suerte de héroe.

Está el lugar: un frío y húmedo pozo negro rebosante de dolor y hombres para quienes la muerte se ha considerado un lujo.

La corporalidad: se trata de uno de los primeros FPS que representan el personaje completo.

El guión: lleno de monólogos impávidos, hechos a medida para la actuación de su estrella.

Pero, sobre todo, está la acción: un brutal combate, primero cuerpo a cuerpo y luego con armas de fuego y un sigilo depredador.

El título no sería ni la mitad de atractivo si no te recordara constantemente que Riddick sigue siendo sólo un hombre.

Por su parte, los villanos, con su orgullo y paranoia, son siempre demasiado humanos para su propio bien…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.