CHUCK ROCK

Desde que en 1.990 Core Design lanzó al mercado Chuck Rock para Commodore Amiga, pocos juegos han conseguido tal cantidad de laureles y versiones sin necesidad de una licencia cinematográfica o proceder de una máquina recreativa.

Si seguimos su evolución cronológica, vemos que la esencia de Chuck Rock se ha mantenido intacta desde su nacimiento.

Su acción de plataformas, sólo superada por las buenas ideas proporcionadas por la experiencia, mantiene el cartucho en lo más alto con todo merecimiento.

La clave del éxito de este juego que, dicho sea de paso, no supuso ninguna revolución, viene indudablemente determinada por dos factores: su enorme grado de entretenimiento y su prodigiosa realización.

Estos ingredientes no deben ser olvidados, ni magnificados, en comparación con otros aspectos.

El argumento del juego es ya conocido por todos: un cavernícola, aún más salvaje que Chuck, ha raptado a la costilla del protagonista, escondiéndola lejos de su alcance.

Por cierto, recordad la increíble intro de Amiga y Mega CD, donde esta historia es narrada de forma muy original.

La versión para Super Nintendo presenta un gran avance respecto a las anteriores: el sonido.

La nitidez de todas las melodías, incluida la de la pantalla de presentación, ha subido muchos enteros.

Y el scroll parallax mantiene una gran sensación de profundidad.

Además, están todas las criaturas diseñadas por sus programadores originales y se mantienen intactos los paisajes prehistóricos.

Chuck Rock sigue siendo el clásico que, unánimemente, elogiaron tanto la crítica como los jugadores de todo el mundo.

Ya habían pasado nada menos que tres años desde su primera incursión en un soporte informático cuando se dejó ver por la consola de Mario.

Sea como fuere, si no habéis tenido la oportunidad de descubrirlo antes, no debéis dejar pasar la ocasión de disfrutar con uno de los juegos más aclamados de su época.

Y si ya lo conocéis, la calidad de esta versión no va a defraudaros.

TRANSPÁJARO

Si Chuck ofrece a su amigo un barrigazo, este le cogerá de la cabeza y transportará hasta lugares en apariencia inaccesibles.

JEFES FINALES

Desde los píxeles de Amiga hasta los de Mega Drive, Mega CD o Super Nintendo, la simpatía y locura de sus gráficos se ha mantenido.

Además, con un poco de inteligencia, son relativamente accesibles.

EN SÍNTESIS

La versión para Super Nintendo de este clásico de Core Design ofrece muchas horas de diversión y muy buenos gráficos.

Las músicas y efectos sonoros también han sido mejorados.

Y es que las cosas bien hechas nunca pasan de moda.

Esta encarnación de Chuck Rock no hace más que confirmarlo.

VERSIÓN DE MEGA CD

La adaptación para Mega CD del éxito de Core volvió a replantear el dilema de si se debían versionar cartuchos clásicos, aderezándolos únicamente con músicas y secuencias animadas.

Chuck Rock se salva por la inclusión de varias fases más respecto a la entrega primigenia… aunque nos tememos que se han limitado a reducir el tamaño de las originales, partiéndolas y ofreciendo, aparentemente, un mayor número.

Merece ser jugado por su calidad, pero no es necesario comprarse un Mega CD para disfrutar del juego.

La intro animada, sacada de Amiga, tampoco justifica su paso al Mega CD.

Divertido y basta.

EN SÍNTESIS

Esta versión para Mega CD de Chuck Rock sólo mejora el número de fases y un pequeño mapa – al estilo de Ghouls ‘N Ghosts – indicador de la fase.

Una pena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.